access_time 14:03
|
21 de mayo de 2022
|
|
En fotos

Las "bombitas" que dejó la cumbre peronista en Mendoza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1653150827553WhatsApp%20Image%202022-05-21%20at%2012.35.05%20PM.jpg

El peronismo se movilizó este sábado para discutir sobre su futuro. Las ausencias, la primera fila, los reaparecidos y cómo se vivió la interna.

El peronismo mendocino se movilizó este sábado al Auditorio Ángel Bustelo donde llegaron referentes nacionales, pero también locales para discutir justo en un momento de tensión interna en la conducción central cuál es el peronismo del futuro.

La nave principal del Bustelo estuvo colmada y muchos se quedaron en el exterior. Como dato llamativo, no hubo banderas en el interior mientras los paneles iban pasando. En la explanada, en tanto, se concentró el Movimiento Evita con una bandera que expresó esa tensión al remarcar que la conducción es de Alberto Fernández. Como se ve, el foro mostró la temperatura de la interna.

La primera fila tuvo una configuración dispar de lo que es el peronismo actualmente. Ahí se ubicó la anfitriona, Anabel Fernández Sagasti y el ministro de Interior, Wado de Pedro, dos militantes surgidos de la cantera de La Cámpora. Luego se unió una tercera kirchnerista de discurso duro, Juliana Di Tullio.

Pero en esa primera plana también estuvo el gobernador de San Juan, Sergio Uñac. Un poco más allá, el ex mandatario salteño, Juan Manuel Urtubey. También en esa primera línea se vio al senador misionero José y a la ex gobernadora de Catamarca, Lucía Corpacci, y el sindicalista de la CTA, Hugo Yasky. Finalmente Sergio Massa no vino, pero dio el presente por videconferencia.

También hubo algunas visitas que generaron alguna interrogante, como la de Vanesa Silley, la diputada que forma parte del Consejo de la Magistratura donde hoy se investiga la conducta del juez federal walter Bento. 

Entre los locales hubo varias presencias, pero más que nada notorias ausencias. Dos intendentes decidieron no venir, Martín Aveiro y Roberto Righi. Otro pasó temprano, firmó la lista y luego se fue porque tenía una extensa jornada de actividades en Maipú: Matías Stevanato. Y Emir Félix se quedó en el sur porque todavía está en rehabilitación.

Por su parte, Sagasti aseguró que Flor Destéfanis, que sería su sucesora en la presidencia del Partido Justicialista, y Fernando Ubieta, estuvieran coordinando los paneles en el escenario. También en esa platea preferencial estuvieron Adolfo Bermejo, Jorge Tanús, Patricia Fadel, con distintas responsabilidades en Nación.

Y así como sus militantes estuvieron en el exterior, Luis Böhm y Daniel Urquiza del Movimiento Evita ocuparon sillas en la primera fila.

Hubo incluso algunas figuras de gobiernos anteriores que hacía rato no se veían, como el asesor de Celso Jaque, Raúl "Perruco" Leiva. O el ex intendente de San Martín, Jorge Omar Giménez, también con cargo nacional en la actualidad.

Mayans fue uno de los protagonistas del cierre y tuvo algunas particularidades. Por un lado, pidió que Sagasti se sentara junto a él en la mesa. Y luego pasó desde una cita al Martín Fierro a una parábola de la Bibilia. Eran llamativas las caras de dos legisladoras kirchneristas en ese mismo panel, Valentina Morán y Marisa Uceda, mientras el misionera volvía a la doctrina del peronismo y hablaba hasta sobre el rol de las mujeres.

Cuando Sagasti subió al escenario a pedido de Mayans, los militantes de La Cámpora explotaron, pero mostraron ahí la fiebre de la interna en Mendoza. Con cantos para Anabel, no todo el auditorio acompañó y fue muy evidente la cara de algunos que ni siquiera aplaudieron, puesto que hoy están en veredas opuestas de la discusión nacional entre cristinistas y albertistas, como el mendocino Luis Böhm.

El otro que desató la fiebre kirchnerista fue el discurso de Wado de Pedro.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.