access_time 08:15
|
24 de octubre de 2021
|
|
Salud

Las redes multiplican la baja autoestima y los trastornos alimenticios en los jóvenes mendocinos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1635078295672Dieta.jpg

Profesionales de salud advierten sobre la nueva moda de hacer dietas y rutinas que se encuentran en Facebook e Instagram y que ha multiplicado distintas patologías.

Profesionales de la salud locales alertan sobre el preocupante aumento de trastornos alimenticios en jóvenes que buscan trasformar su cuerpo aferrados a dietas y rutinas "milagrosas" que se multiplican en las redes sociales, principalmente Instagram y Facebook, donde muchos influencers aconsejan regímenes alimentarios restrictivos un público que los idealiza como modelos a seguir.

Para la nutricionista Luisina Cappone, la problemática se produce porque las redes sociales ofrecen una fuente de información sin costo y de fácil acceso. Según el sociólogo Diego Tagarelli, el problema se sustenta en que se ha degradado el ritual de la comida históricamente vinculado a la familia. Mientras que para la psicóloga Laura García, esta problemática es gravísima y es consecuencia de la poca autoestima. En tanto el cardiólogo deportólogo Sebastián Wolff alertó sobre los riesgos cardiovasculares, entre otros de igual gravedad, y el aumento de la frustración cuando las recomendaciones de las redes sociales no producen los efectos saludables que prometen. 

Este mes, precisamente el día después del histórico apagón que afectó a Instagram, Facebook y WhatsApp, una exempleada de Facebook, Frances Haugen, dio su testimonio en el Capitolio después de haber filtrado a las autoridades y al diario The Wall Street Journal un enorme archivo de investigaciones internas de Facebook que demuestran el "efecto nocivo" de la red social sobre usuarios menores de edad.

La investigación citada por Haugen, mostró que "el 13,5% de las adolescentes en Instagram dicen que la plataforma hace que los pensamientos sobre 'suicidio y autolesiones' sean peores" y el 17% dice que la plataforma hace que "problemas alimenticios" como la anorexia empeoren. Su investigación también afirmó que las plataformas de Facebook "empeoran los problemas de imagen corporal de 1 de cada 3 adolescentes".

García alertó al respecto de esta grave tendencia: "Veo muchos casos en mi consultorio de estos trastornos alimenticios en las chicas muy jovencitas. Desde los 12 años ya empiezan con esta patología. No aceptan su cuerpo, se ven gordas aunque están flacas".

La psicóloga explicó la problemática que recibe cada vez más seguido en su consultorio: "Están todo el tiempo midiendo las calorías de lo que comen, hacen ejercicios extremos, toman diuréticos o medicamentos para ir de cuerpo. No tienen conciencia de la gravedad y los trastornos que ocasionan este tipo de enfermedades. A muchas se les corta la menstruación, tienen dificultades para pensar, insomnio. Y todo parte desde la autoestima. Cuando yo no me acepto y no me quiero a mí misma, empiezo a hacer cosas para empezar a aceptarme".  

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Trastorno Alimenticio No Especificado (TANE) es un padecimiento que afecta a jóvenes de 12 a 24 años y que se da en su mayoría en las mujeres.

"La autoestima es muy importante en la vida para que ésta sea plena, porque es lo que me permite sentirme capaz de enfrentarme a dificultades o alcanzar logros. Cuando es baja, hay una no aceptación de uno mismo y el trastorno de alimentación es de los primeros síntomas. Hay una no aceptación del cuerpo como yo lo veo frente al espejo, entonces me auto agredo. Es peligrosísimo", explicó García.

Para Tagarelli, hay una capacidad intencionalizada de Instagram, Facebook y el mismo WhastApp de operar sobre los menores con el fin de anular las redes de socialización tangibles. "Antes de formarse mentalmente ya está recibiendo mensajes de activación de sus neurotransmisores de manera exacerbada lo que es trágico. Forma niños adictos sin que puedan haber formado de ante mano sus defensas", explicó. 

Cappone también percibe un alarmante aumento de trastornos alimenticios derivados de sugerencias de las redes sociales: "Hay un enorme aumento en los trastornos alimenticios; ya no es solo la bulimia y la anorexia, sino que hay muchos otros nuevos derivados de estas prácticas", sostuvo. 

Cappone explicó que "si sigo las pautas que recibo de un influencer, de una modelo, de un famoso, o hasta de un profesional que me dice que cierta dieta le dio resultado, caigo en un error porque quizás lo que a esa persona le sirvió a mí me perjudica".

"En las redes sociales ninguna dieta ha sido 'pensada para mí'", señaló Cappone, quien puso énfasis en que "suprimen alimentos y no reemplazan esos nutrientes por otros. Incentivan prácticas que muchas hacen muy mal, como ofrecer dietas intermitentes". 

"Veo mucho la orthorexia, la gente que come todo sano, y absolutamente nada procesado. La vigorexia; esa obsesión por tener una gran masa muscular. Los trastornos por atracón. Todos nacen de estos intentos fallidos de hacer malas dietas y de querer cambiar radicalmente la alimentación", explicó la licenciada en nutrición.

El riesgo cardiovascular y la frustración

Desde la perspectiva de Wolff, director Wolff Instituto de Cardiología y Medicina del Deporte, hay un aumento de cardiopatías y otras complicaciones de salud no menos importantes derivadas de seguir planes nutricionales y de ejercicios que se comparten en redes sociales, sin control médico.

"Las recomendaciones genéricas en redes sociales o revistas pueden llevarnos a la carencia de micro y macro nutrientes, de vitaminas, de minerales, y rápidamente aparecen síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos. Puede haber aumento del riesgo cardiovascular, enfermedades óseas, renales, hepáticas", enumeró Wolff entre los casos que encuentra en consultas.

Además, el cardiólogo remarcó el sentimiento de frustración que afecta negativamente y empeora el estado emocional "en las personas que siguen cuentas que promueven estados falsos".

"No todas las personas pueden seguir la misma dieta. Hay requerimientos individuales que tienen que ser evaluados del consultorio profesional. En el deporte siempre vamos a recomendar hacer una consulta profesional porque el entrenamiento invisible es igual de importante: es todo lo que uno hace cuando no está entrenando. Horas de sueño, tipo de alimentación, qué nutrientes y cuándo ingerirlos si antes durante o después de la actividad física. ", agregó el especialista. 

Se ha desvinculado el comer y la familia
 

Visto desde el fenómeno sociológico, los trastornos alimenticios están derivados de la dependencia no solo de Instagram sino de todas las redes sociales en el marco de la degradación de las relaciones, analizó Tagarelli. 

"En los últimos 15 años se ha producido una reconfiguración del ritual de la práctica de la alimentación que ha sido históricamente pertenencia de un núcleo familiar. Esos vínculos se han ido degradando, se ha debilitado lo que significa el alimento en la casa", explicó el sociólogo.

"Juveniles y adolescentes tienen una dependencia exacerbada a la virtualidad, dejan de sociabilizar a lo interno del grupo familiar y a lo interno del contexto social, escolar, barrial, en pos de esta nueva vinculación, y eso indefectiblemente degrada la alimentación", amplió.

En Mendoza más del 46% de los niños están en condiciones de sobrepeso y obesidad, detalló Tagarelli. "Esto no es solo la pérdida del vínculo. También responde a una nueva modalidad cultural del sedentarismo occidental que se nos ha impuesto", expuso el sociólogo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.