access_time 07:17
|
23 de septiembre de 2021
|
|
Sistemas de protección

La inseguridad hizo crecer la demanda de cercos eléctricos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1632322172133Cerco%20El%C3%A9ctrico%20(5).jpg
El sistema de seguridad crece al ritmo de los delitos en la propiedad privada.

Instaladores contaron que acceden a ellos "todas las clases sociales" aunque apuntaron algunas zonas como las más demandantes.

El cerco eléctrico se ha vuelto una necesidad para las empresas, negocios y viviendas de familia, afirman quienes se dedican al rubro, sosteniendo que estamos frente a un "boom de ventas de cercos y cámaras de seguridad en Mendoza".

Grandes empresas y pequeños instaladores independientes coinciden en que "desde finales de agosto hasta enero-febrero transcurre la temporada alta" en colocación de cercos en la provincia, que "no dan a basto con las instalaciones" y que "tienen que contratar a más instaladores para no hacer esperar meses a los clientes".

Quienes se dedican al rubro de cercos eléctricos, afirman que están frente a una gran  demanda en Mendoza y que la búsqueda de aumentar la seguridad de las propiedades no distingue clase social. "Se colocan por todas partes, y para todos los bolsillos", contó Leandro Herrera, dueño de LN Servicios, una de las empresas que realiza la instalación de estos dispositivos eléctricos para prevenir la inseguridad.

El incremento en la venta de motores para automatizar portones también va de la mano de la gran cantidad de cercos que se colocan. Pero por contrapartida, los especialistas explicaron que la instalación de las tradicionales alarmas domiciliarias en el interior de las viviendas han caído a la mitad o más.

"La gente busca protegerse antes de ingresar a la vivienda o lograr un efecto disuasivo", explicó Herrera.

Siempre hubo buen volúmen de trabajo pero la demanda se ha duplicado o más en los últimos dos años; se concluye oyendo la percepción de los especialistas consultados.

"Llevo 9 años trabajando en el rubro y los programas de pago Ahora 12, 18, 24 y 30 le han facilitado a mucha gente poder acceder a cercos eléctricos y otros sistemas de seguridad complementarios", asegura Matías Palau, quien es instalador independiente.

La públicidad y, sobre todo, las redes sociales ayudan, aunque "la mayoría de los clientes llegan del boca en boca", sostuvo Leonardo Costarelli de LC Seguridad Electrónica.

Las zonas más demandantes

La Sexta Sección y "los alrededores de la cárcel de Bolonge Sur Mer" en Capital, Villa Hipódromo en Godoy Cruz, Las Heras y El Challao son los lugares apuntados por los instaladores como los "más complicados".

También hay muchas instalaciones en Chacras de Coria y los alrededores del Arena Maipú, pero coiciden en que van de la mano a construcciones nuevas, zonas que se están poblando, más que a un incremento de inseguridad.

El público es muy diverso, por partes iguales para prevenir y porque ya sufrieron un hecho delictivo. "No hay clase social, porque hasta la gente más humilde hace el esfuerzo de conseguir una tarjeta prestada y lo pagan en muchas cuotas, o sacan un crédito", contó el propietario de LN Seguridad.

"Lo que nos llama la atención desde hace un buen tiempo es que hasta en los barrios carenciados estamos colocando muchos cercos porque se roban entre vecinos", continuó.

"He colocado un montón de cercos en los barrios más humildes del Pedemonte de Godoy Cruz, y nos decían que lo colocaban para que no se les pasen los vecinos de atrás o de al lado", aseguró Palau.

Los barrios privados, no están ajenos

Este sistema de seguridad también es una opción en los barrios cerrados "porque los guardias no dan abasto y deberían contratar a varios empleados más, con lo que eso significa para lograr en materia de seguridad lo que un cerco te ofrece", explicó Costarelli.

El modus operandi de los ladrones es meterse a las propiedades hasta con gente adentro. "Las primeras horas de la mañana y la siesta son los horarios preferidos, y una de las manganetas más recurrentes es golpear para pedir algo, por eso se venden muchas cámaras de monitoreo también".

Los precios

Los instaladores coinciden en que hay para todos los bolsillos y todos se venden por igual. Aunque cada día se multiplican "los clientes que buscan que la alarma te avise al celular cuando se dispara", afirmó Palau.

Buscan "que no deban pagar un canon mensual sino comprar el equipo wifi una sola vez", sostuvo Costarelli mientras que "junto al cerco, lo último que se está vendiendo es el monitoreo de camaras en vivo, las cuales podés estar mirando todo el timpo desde el celular", agregó Herrera.

Precio promedio por metro lineal de cerco eléctrico pagando en efectivo

  • $ 900 instalación básica (central, 4 luces leeds, 1 mts altura x 7 corridas de alámbre)
  • $1.000 instalación full (agrega control remoto, sensor magnético y sensor de movimiento antimascotas)
  • $200 extras por metro para reemplazar cable acerado en lugar de alambre.
  • $12.000 Placa GSM (chip telefonico) o wifi. Comunicador de eventos de alarma a traves de app o sms.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.