access_time 07:28
|
20 de mayo de 2022
|
|

Ídolos de barro y violencia de género

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/16530425225015RGRA2WQXFCOHJ3JQPOTNH2AH4.jpg

Los ídolos, ya sean deportivos o surgidos del mundo del arte, no están por arriba de ninguna ley. Tienen los mismos derechos y obligaciones que cualquier mortal y solo 
los alcanza la fama que, en algunas circunstancias, puede ser más perjudicial que beneficiosa si la persona en concreto no tiene bien puestos los pies sobre la tierra. Como tales, no hay blindaje que valga cuando son investigados por la Justicia debido a denuncias penales graves. Es el caso del jugador de Boca Juniors Sebastián Villa, pero  también alcanzó a Diego Maradona, quien para muchos era intocable.

Las instituciones que los emplean tienen que disponer de protocolos claros y específicos ante nuevas problemáticas. Hay toda una serie de complejos fenómenos que  acompañan la vida de los deportistas profesionales, que exigen no sólo al cuerpo para rendir mejor, sino también su salud mental. Por ende, más que cubiertos, deben estar cuidados hasta en esos aspectos. Un club no puede hacerse el desentendido y, mucho menos, no actuar o prevenir ante situaciones determinadas como la  violencia de género. No sólo porque puede estar en juego su capital, sino porque está dando una mala señal hacia abajo, a las inferiores. 

Festejar y adular en medio de una investigación judicial es vergonzoso y hasta ofensivo para las hinchas de esa entidad. 

El deporte argentino, y en particular el fútbol, tiene que comenzar a desprenderse de muchas actitudes que anteriormente silenciaba o en las que miraba hacia el costado.  Ya no hay cabida para esa conducta, sino para avanzar hacia definiciones firmes que van más allá de los simples valores deportivos. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.