access_time 07:11
|
16 de junio de 2021
|
|
Economía

Freno al "boom" del vino: por qué Mendoza se está quedando sin botellas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1617110080140Exportacion-de-vinos.jpg
Imagen ilustrativa.

Las faltantes comenzaron durante la pandemia, tras un aumento en el consumo y una caída en la capacidad de producción. Cómo busca el Gobierno palear la situación.

Los pequeños y medianos bodegueros de Mendoza enfrentan una situación insólita: hay vino y clientes, pero faltan botellas. Los envases de vidrio escasean desde principios de año, luego de una serie de factores que se dieron en pandemia y desequilibraron el mercado.

Esta falta de insumos les impide a varias pymes concretar las ventas ya pactadas, mientras se debate la posibilidad de importar botellas desde Chile, ya que en Argentina sólo hay tres cristaleras que fabrican los envases. Sin embargo, el volumen que requieren las bodegas no alcanza a tener suficiente poder de negociación ante estas empresas para que les den prioridad en la entrega.

Frente a esto, el Gobierno de Mendoza puso en marcha un mecanismo para hacer una compra más "atractiva" de botellas y luego ofrecerlas a los emprendimientos que las necesitan. Aunque la Provincia impulsó un concurso público que permitió acceder al primer millón de unidades, el problema prioritario será el plazo de entrega: tan sólo en el Este se requieren 11 millones de envases.

¿Qué pasó con las botellas?

Mario Sosa, gerente del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, señaló que el año comenzó con señales de un problema en la cantidad de botellas debido a ciertos factores que se dieron en el 2020.

"En primer lugar, la pandemia condicionó la producción en las cristaleras. Por los protocolos, se trabajó menos y se fabricaron menos botellas. Lo segundo a tener en cuenta es que, además de una menor producción, sólo hay tres empresas que se dedican a eso", explicó Sosa.

El tercer factor que mencionó el bodeguero fue un aumento en el consumo del vino, factor que se dio en distintos países. "Esto no nos ha pasado de manera aislada. Alemania, en 2019, ya tenía un problema así", agregó.

Con esa ecuación (bodegas demandando más y cristaleras fabricando menos), en febrero del 2021 comenzaron los inconvenientes para vender vino fraccionado. "La solución va a tomar tiempo. Sabemos que un horno no aparece de un día para el otro", señaló Sosa.

Sentarse a negociar

Según informaron desde el Ministerio de Economía, desde este martes, y hasta el 28 de junio, las bodegas podrán acceder a la compra de botellas a través de Mendoza Fiduciaria. Ante el faltante de este insumo, el Gobierno accedió a la compra del primer millón de unidades, que serán vendidas a quienes tienen dificultades para adquirirlas.

Hernán Norando, gerente general de Mendoza Fiduciaria, explicó que la compra se realizó a la empresa Verallia, que se presentó cuando se realizó la convocatoria local para fabricantes.

"Las botellas se compran y se entregan a las pymes, dándoles financiamiento. Este millón se entregará entre julio y agosto. Buscamos tener una segunda tanda para septiembre y octubre, repitiendo esta mecánica hasta tener normalizado el mercado", detalló Norando.

El precio de venta será de $25, el mismo al que se compró. Quienes necesiten adquirirlas, podrán hacerlo de contado o con financiamiento a 30, 60 o 90 días. Si se adquieren en cuotas,, se le deberá agregar el interés (50% de la tasa del BNA) al costo inicial. Como mínimo, se deberán adquirir 5.000 botellas y, como máximo, 50.000.

Con esta operatoria, se espera llegar a unos 40 establecimientos elaboradores fraccionadores mendocinos, según Norando. “Veremos cómo se comportan los pedidos", añadió.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.