access_time 07:16
|
15 de septiembre de 2021
|
|
Educación

¿Es posible eliminar la repitencia en Mendoza o es sólo un anhelo del titular de la DGE?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1631640707919Repitencia%20(5).jpg
Los especialistas abren el juego a otras estrategias.

José Thomas lo viene analizando como posibilidad y se estima que, en las próximas horas, sea un tema de debate con los docentes locales.

La no repitencia se aplicó en el sistema educativo en el 2020 y fue por una circunstancia emergente a raíz del coronavirus, con las clases presenciales suspendidas. La idea que ha planteado José Thomas, titular de la Dirección General de Escuelas (DGE), es que a través de distintos formatos y dispositivos pedagógicos se pueda lograr que los chicos no repitan y aprendan.

El debate de su implementación en las aulas de Mendoza es amplio y polémico, ya se está trabajando sobre el tema en el Consejo Federal de Educación y la idea es que en las próximas jornadas previstas para el 21 de septiembre se analice con los docentes locales.  

”Es un debate y una construcción que se tiene que generar desde el aula y desde la comunidad educativa. Vamos a analizar cómo seguimos este camino”, expresó el funcionario.

Ver también: La DGE analiza abolir definitivamente la repitencia en las escuelas

¿Es posible la educación sin repitencia?

 

"Está demostrado a nivel mundial que la repitencia no es la solución para que los chicos aprendan", consignó Thomas hace unos días, durante el acto por el Día del Maestro.

Según un informe publicado por el Laboratorio de Investigación e Innovación en Educación para América Latina y el Caribe: “La evidencia sugiere que, en la mayoría de los casos, la repetición de un año es perjudicial para las posibilidades de éxito académico del estudiante. Además, los estudios muestran mayores efectos negativos para los estudiantes de contextos desfavorecidos, lo que sugiere que la práctica de repetir un año probablemente aumente la desigualdad educativa”.

La investigación, además, advierte que “la repitencia tiende a ser entendida como la responsabilidad del estudiante, más que como el resultado de metodologías de enseñanza pobres, o producto de malas relaciones profesor-alumno u otros factores asociados al ambiente escolar o el contexto socioeconómico desde el cual provienen los estudiantes”.

Frente a la nueva estrategia de saber que se plantean las autoridades de la DGE, los especialistas dan cuenta de los beneficios que implica su implementación.

“El emergente que se puso en marcha por la pandemia llegó a mostrarnos que es posible apelar a otras estrategias para pensar estas dificultades que tienen las personas en los procesos de aprender o de acreditar”, expresó la licenciada Karina Bergé, la titular del Colegio Profesional de Psicopedagogos de Mendoza.

La especialista manifestó su apoyo a la medida planteada por Thomas, la cual tildó como una disposición beneficiosa.


Hoy lo importante es pasar, no importa cómo

Existe una mirada tradicionalista, ya instalada en la sociedad, en la que lo que importa es pasar de año o grado, no importa cómo, sino pasar.

“Desde hace años, la mirada no está puesta en qué aprendo sino cómo apruebo o cómo paso. La lógica tiene que cambiar, sino ahí sí la educación se termina nivelando para abajo”, expresó la titular de la asociación de Psicopedagogía de Mendoza.

De modo que en la práctica la realidad es que muchos advierten que esto no ayudará a los estudiantes ya que al no contar con “la presión” que implica estudiar para no repetir tenderán a relajarse.

“Lo primero que hay que hacer es trabajar con lo docentes, con los educadores sobre qué implica o qué representaciones hay acerca de la repitencia. Hay que debatir acerca de cómo pensar la no repitencia como una estrategia de acompañamiento a la trayectoria escolar. También es necesario el abordaje con los padres y los estudiantes”, consignó Bergé.

En las escuelas, desde hace años, se trabajan diferentes estrategias para acompañar la promoción. La idea no es recuperar sino que los estudiantes puedan construir esos saberes prioritarios que no lo pudieron hacer en su momento, por diferentes variables.

“Para que esto funcione es necesario realizar una red con otras organizaciones y efectores para que acompañen no sólo la trayectoria de los estudiantes sino también de las familias para que puedan sostener esas trayectorias”, dijo.

Thomas manifestó que esto no es novedoso y ya se aplica a nivel mundial. “En Japón ya se implementó, en Chile lo estaban trabajando, en varias ciudades de Brasil se está aplicando con mucho éxito porque está pensado en una educación ciclada, es decir, el primer ciclo lo transitan sin repitencia y ahí se van construyendo los saberes”.

Finalmente Bergé aclaró: “Esta metodología da resultado cuando el objetivo no es pasar de grado o año, sino aprender. Si esto no se entiende así, el secundario termina siendo una condena por cinco años que yo tengo que cumplir”.

“La escuela no se vacía de contenido, al contrario, el contenido conceptual es el vehículo para trabajar capacidades. Lo conceptual que hace 40 años estaba sólo en la biblioteca hoy está en un teléfono”, expresó.

Este cambio es posible si es acompañado por una serie de condiciones que hay que revisar, entre ellas, la situación edilicia de los edificios escolares, los recursos que se emplean y mucho más.

“Ideológicamente está demostrado que la no repitencia funciona y funciona en la práctica, pero siempre y cuando estén dadas las condiciones, es decir, si no hay estrategias de acompañamiento, no trabajamos con los recursos humanos que se requieren en las instituciones para armar equipos nada será factible”, concluyó.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.