access_time 07:59
|
7 de abril de 2021
|
|
Coronavirus

El temor a la segunda ola provocó la explosión de la demanda de vacunas en Mendoza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1617724019792Vacunacion%20Nave%20Cultural%20(11).jpg

El crecimiento de los contagios, sumado a la esperanza que generan las dosis en los inmunizados, hizo que en Mendoza las inscripciones de voluntarios no cesaran.

La mirada sobre las vacunas contra el coronavirus se ha modificado con el pasar de los meses. El miedo que existía al inicio de la campaña desapareció y hoy hay más confianza entre los mendocinos, por diferentes motivos: mucho tuvo que ver la reacción de la sociedad ante la inmunización, pero también el crecimiento de contagios y la llegada de la segunda ola hizo que los adultos, sobre todo los mayores de 70, aceptaran recibir las dosis anti COVID 19.

Esta semana se habilitó la inscripción para mayores de 60 y la demanda fue tanta que colapsó el sistema. Hasta este martes, unos 82 mil personas habían expresado su voluntad a vacunarse. A diferencia de los mayores de 70, este grupo sí fue más convocante.

Ver también: Explotó la demanda de mayores de 60 años para acceder a la vacuna

"Lo que pasó es que los mayores de 70 no tenían mucha desconfianza. Ese grupo, por lo general, es manejado por la decisión familiar y al ser una vacunación voluntaria no todos estaban conformes con la misma. En cambio, en el caso de los mayores de 60, la autonomía es mayor y el acceso a la información también", explicó Iris Aguilar, jefa del Departamento de Inmunizaciones de Mendoza.

Crecieron las inscripciones de mayores de 70

El cronograma original del Ministerio de Salud sostenía que cuando finalizara el operativo de vacunación con los mayores de 70 años, comenzaría la de los mayores de 60. Sin embargo, la campaña se adelantó porque las inscripciones del primer grupo no cesan.

"El miedo a contagiarse y la confianza adquirida por lo que ocurrió en la sociedad hizo que los voluntarios que no estaban decididos accedieran a vacunarse. Por eso, las inscripciones no se detienen", sostuvo Aguilar, quien informó que hasta el momento el 93% de los que ya se inscribieron está inoculado.

"Al principio mi familia no estaba convencida con la idea de vacunar a mi abuelo de 85 años, pero hace una semana decidimos inscribirlo porque empezamos a ver que los efectos no eran los que se decían", comentó Franco, que acompañó este martes a su abuelo a las instalaciones de la Nave Cultural para inmunizarlo.

No se trata de un caso aislado. Todo lo contrario advirtió Ayrton, un enfermero que manifestó que "en la última semana se incrementó el número de personas mayores de 70 años que accedió a vacunarse".

"Cuando esto arrancó todo se miraba con desconfianza y temor. No se sabía a qué se exponía uno. Hoy la situación es otra: la gente optó por cuidarse y lo hace con la vacuna", comentó el joven profesional.

Carla, una estudiante de Enfermería que se encuentra apostada en el lugar inmunizando a los voluntarios, coincide: "Creció el número de los voluntarios mayores de 70 que decidieron vacunarse. La mayoría perdió el miedo, tomó más confianza, aunque existe cierto recelo acerca de la procedencia de las dosis. No hay nadie que no consulte de dónde es la vacuna".

Los mayores de 60, decididos

Contrariamente con lo que les ocurrió a los de 70, los mayores de 60 rápidamente se anotaron para ser vacunados. "No nos quedan muchas alternativas más que acceder a las dosis. Esto es así y acá estamos, dispuestos a hacerle frente a esta pandemia", sostuvo convencido Carlos (68), quien se inscribió el lunes junto a su esposa Graciela (67) y ambos fueron inoculados este martes.

"Tenemos amigos que no quieren vacunarse y no lo harán. Realmente es lamentable, pero al ser voluntario nadie puede obligar al otro a acceder. De todos modos, no sabemos si esto es bueno o no, nadie lo sabe. Científicamente se experimenta todo el tiempo, pero hoy entendemos que es la única alternativa", agregó el hombre.

Graciela (63) y también expresó su voluntad de inscribirse, aunque no fue fácil. "No estaba muy convencida, no sabía si realmente esto iba a ser bueno o no y aún no lo sé. Sólo deseo que todo esto pase rápido. Llegué con muchas preguntas y dudas, pero acá estoy", sentenció.

Roberto (69) celebró estar vacunado. "Hoy respiro de un modo diferente, no implica que no me vaya a tocar, pero al menos me da la tranquilidad que no será tan grave. Desde que se activó la vacunación expresé mi voluntad, me informé sobre el tema y hoy festejo haber recibido la primera dosis de la rusa", exclamó.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.