access_time 09:17
|
3 de agosto de 2022
|
|
Tensión gremial

Cómo reaccionó el Gobierno ante la detención de Roberto Macho

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1659022228912ATE%20corte%2028-07%2008.jpg
Roberto Macho durante uno de los cincos hechos que se le imputan.

En el Ejecutivo provincial tomaron distancia de lo resuelto por el fiscal Fernando Giunta. El peronismo salió a defender a otra dirigente buscada.

El titular de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Roberto Macho, pasó su primera noche en el módulo de admisión del complejo penal 2 San Felipe. Su detención, imputado por la justicia provincial por cortar calles, causó reacciones en el campo político local mientras que el Gobierno de Mendoza salió a despegarse de la situación penal del dirigente sindical.

"Es una cuestión que compete al Poder Judicial", resaltó una fuente del Ministerio de Gobierno. En esta cartera, que tiene a su cargo las paritarias con los representantes de los empleados públicos, descartaron que la detención de Macho pueda complicar a su vez las negociones alternas que mantienen con otros gremios. "Para nada", afirmaron. 

En el cuarto piso de Casa de Gobierno, por su parte, reafirmaron que "cortar calles es un delito", pero de igual forma aseguraron que no tienen nada que ver con lo resuelto por el fiscal Fernando Giunta.

"Es la decisión de un fiscal. Macho acumuló causas y ahí está el resultado", expresaron bajo la reserva habitual.

El distanciamiento en el Ejecutivo no es una situación menor. En la noche del martes, cuando Macho fue trasladado de la Comisaría Tercera en la calle Rioja al penal, cruzó el umbral hacia la calle con las manos en alto y mostrando las esposas. El conductor de ATE se encargó a viva voz de apuntar contra la gestión de Rodolfo Suarez por su detención.

A la par, el sacudón político también fue acusado por el peronismo. El senador camporista Lucas Ilardo se apersonó en esa unidad policial y fiscal, pasándole factura al Ejecutivo. Por la noche, el Partido Justicialista emitió un comunicado donde repudiaba "el amedrentamiento y la persecución sindical e ideológica" en la provincia.

En ese comunicado, también se solidarizaron con Patricia Irrustia, la dirigente de ATSA -el gremio de los enfermeros mendocinos-, porque a su vez también conforma la mesa directiva del PJ. Irrustia también estaba en la orden del día del fiscal Giunta, pero no fue detenida.

Tras la detención de Macho, la sindicalista de ATSA adelantó en un audio de WhatsApp que bajaba las reuniones pautadas ese miércoles "por resguardo de los dirigentes y, por sobre todo, por resguardo a mi persona y a mi integridad física". Además, le pedía a sus pares del gremio "cuidarse. Nada de escraches, nada de cortar calles, porque a los que estamos imputados nos van a meter presos y a los que no, los van a imputar". 

Macho fue detenido este martes al mediodía cuando salía del hospital Notti tras una asamblea. Horas antes, ATE había rechazado la propuesta de aumento salarial por parte del Gobierno y había adelantado más medidas de fuerza. A su vez, el Gobierno también había destacado que aplicarían el aumento por decreto.

Junto con Macho también fueron aprehendidas otras tres dirigentes gremiales, entre ellas, su pareja, Adriana Iranzo. Se trata de la mujer fuerte del sindicato, que había tomado protagomismo la semana anterior por una refriega entre gremialistas en el ingreso al Centro de Congresos y Exposiciones, donde se están realizando las paritarias. Allí tuvo un encontronazo con Gustavo Correa, del SUTE. En este caso, logró su libertad bajo fianza de $50.000.

Ver también Roberto Macho pasó a la cárcel por cortar calles 

No es el primer corte de calle que le depara una situación penal a Roberto Macho. En 2014, fue condenado por la Justicia Federal por cortar una ruta, pero posteriormente la Cámara de Apelaciones anuló la medida. Luego, en 2016, también fue imputado pero por la Justicia Provincial. Aquella causa llegó a la Corte, donde fue "salvado" por la Sala II, integrada por los ministros Mario Adaro y Omar Palermo -en disidencia votó José Valerio-, quienes consideraron que se vulneraban los derechos del dirigente gremial al criminalizar la protesta. Como se dice en la jerga, tenía compañera de causa: su ex socia política Raquel Blas. 

El comunicado del PJ:

 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.