access_time 13:17
|
15 de mayo de 2022
|
|
La salud de la exreina

A una semana del accidente, Giuliana Lucoski sigue "grave" y recibió una visita especial

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1652629802306Parte%20m%C3%A9dico%20Giuliana%20Lucovski%2C%20Roc%C3%ADo%20Fuster%20%20(4).jpg
Rocío Fuster y Nicolás Lucoski, en la puerta del Hospital Central.

La joven de 28 años continúa "con pronóstico reservado", pero su familia confía en su recuperación. Este domingo Rocío Fuster, virreina del año 2016, estuvo en el Hospital Central.

A una semana del accidente de tránsito, la reina nacional de la Vendimia del año 2016, Giuliana Lucoski, sigue internada en el Hospital Central "en grave estado" y con "pronóstico reservado".

Así se destaca en el parte médico brindado este domingo, que además menciona que se trata de una "paciente estable hemodinámicamente, continúa con asistencia respiratoria y cuidados críticos multidisciplinarios".

Pese a ese informe, en la familia de la joven de 28 años reina el optimismo. "Ya llevamos una semana y evolucionó mucho. Está bien", aseguró su hermano Nicolás. "Ya falta poco para que despierte. Los médicos nos dijeron que va a despertar perdida, pero va a despertar", agregó esperanzado.

Este domingo, Lucoski recibió una visita especial: Rocío Fuster, virreina nacional 2016, llegó al Hospital Central para acompañarla y brindarle su apoyo. "Giuliana es una persona transparente, buena, solidaria. Me da mucha alegría que toda Mendoza pida por ella. Es una devolución de gentilezas por su forma de ser", aseguró la lavallina.

El accidente

Eran las 16.30 del pasado domingo 15 de mayo cuando Lucoski circulaba junto a su novio, Ricardo Luna, a bordo de una moto Ducati XDiavel 1300 por la ruta 40, en dirección al norte, en Luján. A la altura de calle Castro Barros, la pareja impactó a un Volkswagen 1500 en la parte trasera, por lo que ambos resultaron lesionados.

La peor parte se la llevó la ex mandataria vendimial, quien resultó con múltiples fracturas, politraumatismos y sufrió un paro cardiorrespiratorio cuando llegó al Hospital Central.

En tanto, Luna sufrió lesiones de menor gravedad y ya recibió el alta médica. El fiscal de Delitos de Tránsito, Fernando Giunta, lo imputó por el delito de lesiones graves culposas, ya que el representante del Ministerio Público consideró que fue responsable del choque porque no respetó la distancia con el automóvil que terminó colisionando.

Los detectives que trabajan en el caso estiman que Luna iba a más de 150 kilómetros por hora, de acuerdo con las averiguaciones practicadas. Además, el Cuerpo Médico Forense (CMF) determinó que el médico cirujano tenía alcohol en sangre al momento del accidente que en grave estado a su novia.

Los peritos establecieron que, al momento de la extracción de sangre, unas tres horas y veinte minutos después del siniestro, presentaba 0,38 gramos de alcohol por cada litro de sangre. En tal sentido, la retrospección dio como resultado que el profesional de salud tenía 0,88 g/l de alcohol en sangre, indicaron fuentes del caso.

Pese a eso, su situación en el expediente que lidera Giunta no se modificó, ya que el Código Penal requiere 1 o más g/l de alcohol en sangre para considerarlo como agravante.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.