Argentina debuta ante Sudáfrica en el Mundial Sub-20

access_time 08:44
|
16 de mayo de 2019
|

Un mendocino, condenado por matar a su melliza a puñaladas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1558004720306fletero.jpg

Juan Andrés García fue declarado culpable por la justicia rionegrina por el crimen que cometió en 2018. Podría ser condenando a 25 años de prisión.

Un fletero mendocino fue declarado culpable del crimen de su hermana melliza, que asesinó de más de 20 puñaladas y un escopetazo en la cara durante una discusión. El crimen ocurrió en 2018 en Cipolletti en Río Negro.

El acusado es Juan Andrés García, de 57 años, oriundo de San Rafael, declarado culpable del "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego" de Juana Dora García. Ellos junto a su madre se habían radicado en la provincia sureña.

En un fallo unánime, los jueces Julio Sueldo, Marcelo Gomez y Laura González Vitale rechazaron la imputación por "femicidio" que había solicitado en su alegato de la semana pasada el fiscal Martín Pezzetta. Sin embargo, también denegaron el planteo de la defensa de que el acusado no había comprendido la criminalidad de sus actos.

Para los jueces, si bien no hubo planificación previa del crimen, Juan García desarrolló una serie de actos "que no alegan una alteración de sus facultades mentales". Además, el tribunal descartó la "emoción violenta" pedida por la defensa como atenuante de la pena.

Tras la lectura del veredicto, los jueces ahora tiene cinco días para fijar la fecha en la que se realizará la audiencia donde se determinará la pena que cumplirá García. La escala para este delito va desde los 10 años y ocho meses, a 33 años y cuatro meses de prisión.

El caso

El crimen ocurrió el 29 de mayo de 2018, en una casa situada en O'Higgins al 900 del barrio Pichi Nahuel de Cipolletti, en el oeste de la provincia de Río Negro.

Esa noche los hermanos mantuvieron una discusión, de las que eran frecuentes entre estos mellizos. Luego Juan atacó a Dora y le propinó varios golpes en la cabeza y cuerpo, la apuñaló repetidas veces hasta que finalmente buscó una escopeta calibre 16 en su habitación, y la ultimó de un disparo en la mejilla.

Tras el disparo, la madre se escondió en la casa de una amiga vecina. Minutos después, personal de la policía de Cipoletti llegó al lugar y encontró en cuerpo de la víctima en su habitación y detuvieron a su mellizo.

El responsable del hecho se entregó con las manos en alto, contó lo ocurrido y tras quebrarse en llanto exclamó: “Yo no estoy loco”, informaron fuentes judiciales al día siguiente.

Fuente: TN

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.