access_time 17:23
|
3 de noviembre de 2009
|
|
OPERATIVO SANITARIO

Médico con botulismo es tratado en el Lagomaggiore

Francisco Díaz, el médico que contrajo botulismo, fue trasladado ayer desde el Hospital Español de San Rafael al Hospital Lagomaggiore, donde continuará en terapia intensiva.

    Francisco Díaz, el médico que contrajo botulismo, fue trasladado ayer desde el Hospital Español de San Rafael al Hospital Lagomaggiore, donde continuará en terapia intensiva. El director del segundo centro sanitario más importante de la provincia, José Moschetti, aclaró que el paciente, de 45 años, “se encuentra lúcido, aunque su estado todavía es crítico”. “Llegó con asistencia respiratoria mecánica, y lo principal ahora es ver cómo se adapta después del traslado”, explicó. Si bien en los últimos días el profesional presentó leves mejorías, Moschetti aclaró que, “mientras siga en terapia intensiva, los riesgos continuarán”. Asimismo, el director del Lagomaggiore, indicó que el enfermo no puede hablar, ya que en el Hospital Español de San Rafael se le realizó una traqueotomía con el fin de ayudarlo a respirar.
EL TRASLADO. El paciente viajó cerca del mediodía a través del Servicio de Emergencia Coordinado, asistido por la médica Noemí Rivero y la oficial auxiliar Lorena Olmos. “A las 13 arribamos a la Base Cóndor, en El Challao, y el paciente no presentó complicaciones”, comentó Juan Carlos Castillo, piloto del helicóptero que trasladó al enfermo. En el Lagomaggiore lo esperaron los más allegados, entre ellos, su suegra, Telma García, quien agradeció a los médicos y a los oficiales del servicio de emergencia que “colaboraron y cuidaron a Francisco (Díaz)”.
UN TRATAMIENTO LENTO PERO SEGURO. El enfermo llegó conectado al suero antibotulínico, que desde el Hospital Schestakow se gestionó en Buenos Aires, ya que en la provincia no se fabrica. “La etapa aguda del botulismo ya pasó, ahora apuntamos a sacarle el respirador”, puntualizó Moschetti. La enfermedad es una intoxicación causada por una neurotoxina, y es considerada de alta complejidad. El médico explicó que la principal fuente de contagio son los embutidos o productos de conserva, sobre todo aquellos que se realizan en forma casera. En el caso de Francisco Díaz, la intoxicación comenzó luego de que viajó a Malargüe, donde comió vizcacha en escabeche, alimento que contenía la bacteria.
EL LAGO, EL ELEGIDO. El director del hospital dijo estar orgulloso por la elección del paciente y de su familia, aunque no se olvida de que “se trata de una enorme responsabilidad para todo el cuerpo médico”. A su vez, la suegra del internado aclaró: “Confiamos en los profesionales del Hospital Lagomaggiore, por su trayectoria y su excelencia”. Moschetti agregó que la elección del hospital “no fue casual”, sino que tiene que ver con la alta tecnología que posee el centro sanitario.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.