access_time 18:16
|
6 de abril de 2007
|
|
CREENCIAS

Más cerca de Dios a medida que pasan los años

Afirman que a partir de los 65 años, la gente abre paso a una fe firme. El miedo y la incertidumbre colaboran en el cambio de actitud

    Parece ser que cuanto más pasan los años y la persona va avanzando en edad, el miedo y la incertidumbre comienzan a carcomerle la cabeza, abriendo paso a la creencia firme en Dios. El director del seminario diocesano, Sergio Buenanueva, citó en su opinión sobre este tema a algunos filósofos que aseguraban que la psicología se prepara para la eternidad. Según un artículo periodístico de la revista Punto a Punto, el cien por ciento de las personas mayores de 65 años es creyente.

    Esto fue explicado por el sacerdote, quien no dio porcentajes, pero sí sostuvo que es altamente probable que la gente, en la tercera edad, comienza a acercarse cada vez más a Dios, producto de la misma incertidumbre sobre lo que viene después de morir. Asimismo, los datos periodísticos aseguraban que 95 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 29 años afirmaban creer en Dios. En este sentido, Buenanueva explicó que no hay que confundir la creencia en un Todopoderoso con la adhesión a la Iglesia.“Son muchos los jóvenes que creen en Dios, pero, de ahí a que participen activamente en la vida eclesial es otro tema”, afirmó el cura.

    “Creo en Dios pero no en la Iglesia”. “Soy católico pero no practico la religión”. Estas son algunas de las frases que se pueden escuchar a diario y a ellas se refiere el director de los seminaristas cuando dice que no se debe confundir la adhesión a la Iglesia con la creencia en Dios. Asimismo, el sacerdote señaló que, hoy en día hay, muchos jóvenes trabajan a diario en la evangelización, a través de diferentes apostolados. Pero también remarcó que la vida parroquial es una vocación que no se da en todas las personas.

TENDENCIA. Al referirse a la falta de compromiso que reina en muchos chicos y chicas de entre 18 y 29 años, el clérigo indicó que la cultura juvenil avanza a pasos tan agigantados que a ninguna institución le resulta fácil entenderla. En torno a este tema, Buenanueva agregó que las adicciones están ganando terreno en la vida juvenil y señaló que, muchas veces, los catequistas que forman a los adolescentes y jóvenes en las parroquias no están preparados profesionalmente para atender sus necesidades y guiarlos hacia un mejor camino, ya que, en la mayoría de los casos, no existe diferencia notoria de edad entre los formadores y los formandos.

EN BAJA. Otro dato revelador es que, luego de cruzar la línea de los 30 años, los hombres y las mujeres comienzan a disminuir su creencia en Dios. Respecto a esto, Buenanueva argumentó: “Sucede que después de los 30 hay como una cierta crisis de realismo, típico del paso de la juventud a la adultez, en el que se pone en tela de juicio la creencia en Dios”. Por otra parte,Punto a Punto resaltó que la creencia en un ser supremo aumenta considerablemente a medida que el nivel socioeconómico disminuye.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.