access_time 19:27
|
11 de septiembre de 2006
|
|

CHILE

Marcha a 33 años del golpe contra Salvador Allende

Una multitud se manifestó por las calles de Santiago, en recordación del golpe de Estado encabezado por Augusto Pinochet. Incidentes.

    Con brotes esporádicos de violencia, que incluyeron el lanzamiento de una bomba incendiaria en el Palacio de La Moneda, la izquierda chilena recordó ayer el trigésimo tercer aniversario del golpe de Estado del 11 de setiembre de 1973. Varios miles de personas marcharon ayer desde el centro de la Capital, en la alameda Bernardo O’Higgins, hasta el cementerio general de Santiago para recordar a las víctimas de la dictadura que encabezó Augusto Pinochet (1973-1990).

    Agrupaciones de derechos humanos, organizaciones sociales y partidos de izquierda encabezaron la marcha bajo una fuerte vigilancia policial. Los manifestantes pasaron por un costado del Palacio de La Moneda, en Morandé 80, donde levantaron un lienzo con las fotos de las víctimas de Pinochet y depositaron flores en homenaje al presidente derrocado, Salvador Allende. Pero también un grupo de encapuchados lanzó una bomba incendiaria y varias botellas con pintura contra el Palacio de La Moneda, que causaron daños de cierta consideración.

    Según los organizadores de la manifestación, los autores de los ataques, quienes también arremetieron contra una sucursal bancaria, un local de comida rápida y los paraderos de la locomoción colectiva y se enfrentaron con la Policía, pertenecen a un grupo anarquista denominado CRA. Para dispersar a los encapuchados, las fuerzas contramotines de Carabineros utilizaron carros lanza agua y gases lacrimógenos, mientras la marcha prosiguió unos tres kilómetros hasta el memorial de los detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, en el cementerio general.

    Fuentes policiales indicaron que hubo tres funcionarios heridos en los incidentes, uno de ellos, grave, y varios detenidos, pero no precisaron cifras, mientras el intendente (gobernador) de Santiago, Víctor Barrueto, habló de una quincena de aprehendidos. El ministro del Interior, Belisario Velasco, comentó que el acto de ayer era en paz, “pero, lamentablemente, un grupo de violentistas, que no sumaban más de 100, trató de causar disturbios y fueron disueltos por Carabineros”. “Es lamentable, porque los ciudadanos quieren manifestarse en paz y todavía hay gente que causa destrozos en la propiedad pública y privada”, explicó el ministro a los periodistas. Mientras tanto, la presidenta Michelle Bachelet abogó porque “en Chile podamos hacer un recordatorio de la tragedia de una manera democrática y sin violencia”.

TEMAS:

El mundo

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.