access_time 15:18
|
16 de octubre de 2009
|
|
CRÍTICA DE LA SEMANA

Maradona, Jaque: la impotencia

Maradona no pudo quedarse callado y mostró, con tremendo apasionamiento desmesurado, enloquecido, ese sentimiento de venganza, resentimiento y rencor que se apoderó de él desde que algunos comenzaron a criticar en voz alta su desempeño al frente del seleccionado.

Maradona no pudo quedarse callado y mostró, con tremendo apasionamiento desmesurado, enloquecido, ese sentimiento de venganza, resentimiento y rencor que se apoderó de él desde que algunos comenzaron a criticar en voz alta su desempeño al frente del seleccionado. Maradona explotó, en una actitud soez y desagradable como nunca antes. El Gobierno de Celso Jaque –criticado apresurada e injustificadamente a poco tiempo de arrancar, pero altamente cuestionado hoy con sobrada causa luego de dos años de andar y mostrar muy poco–, a diferencia de Maradona, se ha refugiado envuelto en un secretismo exasperante.


    Pero de la misma manera que el ídolo, comparte con este lo que sienten por quienes osan criticarlos, entre ellos, el periodismo. Difícilmente Maradona cambie su actitud, improbablemente revea su posición y reflexione sobre lo que se le endilga, porque esa negación forma parte de su esencia y de la naturaleza argentina. Y porque la autocrítica es el ejercicio menos practicado en nuestro país y es un don de gente que el ser argentino, en general, no puede arrogarse contar con él. El Gobierno de la provincia adolece de gestión, de gestión efectiva y de autocrítica, y por eso es observado.


     Pero el círculo íntimo da muestras claras de no advertir esas señales. Al igual que Maradona, que cree que es objeto de campañas injustas porque resume que el establishment no lo quiere, a la administración provincial le estaría pasando lo mismo: todos en su contra, detrás de una conspiración porque Jaque no se merece estar donde está porque es Jaque. Eso suele pensarse puertas adentro de la Gobernación, por culpa de una miopía cada vez más dominante que no deja ver lo que sucede en realidad. En el mejor de los casos, la cerrazón puede que sea sólo una actitud ante la adversidad y las críticas que considere equivocada.


     Con lo cual, si fuese así, se abre una ventana de luz y de esperanza en el sentido de que lo que vemos se podría revertir con otras políticas y otras estrategias y la situación cambiaría para propios y extraños. Eso en el mejor de los casos, como está dicho. Ahora bien, si en cambio ese encerrarse en el más oscuro de los mundos en donde se deciden rumbos estratégicos a espaldas de muchos responde a otros intereses y no a una mera cuestión de estilos, se torna preocupante y tema de análisis obligado para una sociedad que, de ser así, está siendo conducida por un grupo no tan sumergido en la improvisación, como muchos lo culpan.


     El Ejecutivo debe explicar, de cara a todo el mundo, aspectos, medidas, decisiones, giros que no están del todo claro y que necesitan transparencia, y junto con eso decirnos por qué –si entiende que se lo cuestiona injustamente– no funciona como corresponde el servicio de transporte o el acceso a la salud, y qué hace, en términos generales, para hacer más eficiente el funcionamiento del Estado, como debiese ser su preocupación primigenia. Por el contrario, las intrigas están a la orden del día. Los periodistas, muchos periodistas, deambulan por la Casa de Gobierno detrás de uno y otro funcionario buscando precisiones, certezas.


    Y sólo encuentran, la mayoría de las veces, expresiones “en estricto off”, porque, de lo contrario, su futuro corre peligro. La negociación por la extensión de los contratos petroleros con Repsol- YPF que se intuye se lleva adelante debe ser explicada con claridad; el precio que se pretende pagar en la licitación por la recolección y tratamiento de los residuos patogénicos, preadjudicada a una ATE conformada por una firma de Pescarmona y otra española, debe ser debidamente fundamentada; lo que se está haciendo dentro de la empresa de aguas OSM, intervenida por Jaque y en la que se están nombrando directivos que provienen de las mismas compañías que manejaban la empresa, se tiene que justificar y con argumentos convincentes.


     Todo tiene que ser aclarado, pero hoy quedan dudas. El encriptar las decisiones y no esclarecerlas termina cubriendo todo con un manto de sospechas que no sólo persiste, sino que se va extendiendo a todas las áreas de Gobierno, contaminando todo. Una de las preguntas sin respuestas que sobrevuelan hoy el ambiente político de la provincia es saber si esta imagen que se está dando hacia afuera del elenco gobernante preocupa o no a quienes lo integran. El mutismo, muchas veces utilizado como espasmo y represalia ante dichos que incomodan, no conduce a nada.


     Por el contrario, se vuelve contra las expectativas de recuperación que todavía incuban algunos integrantes del propio Gobierno y que necesitan de la conducción de Jaque, del poder de la gestión, de los buenos aires que siempre hace soplar una sólida administración de lo público junto con la eficiencia, pensando y soñando en la sucesión. Ganar el centro de la escena, marcar la agenda de los temas públicos, como muchas veces se le ha reclamado al gobierno peronista, no significa instalar un tema como el de la castración química de los condenados por violaciones.


    Con eso sólo consiguió más críticas. Sin embargo, ha sido tan impotente en esta tarea, que la repercusión de sus dichos por el asunto de las castraciones fue ruidosamente festejado despachos adentro de la Casa de Gobierno. Sin embargo, el manejo de la agenda se gana por naturaleza, por liderazgo, por prepotencia de trabajo, por decisiones que tiendan al bien público, por la preocupación manifiesta de que los servicios funcionen, se gana por la disposición de rumbos estratégicos a futuro que trasciendan la actual administración. No con globos de ensayo ni con gestos o dichos como los de Maradona, que, aunque no los expresen, los comparten frente a los críticos y sus críticas.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.