access_time 19:29
|
25 de noviembre de 2009
|
|

Mano

El fútbol es el único deporte que se practica con los pies. Bueno la política también: se piensa con los pies. Las manos no intervienen en el fútbol, salvo como atribución del arquero, o para hacer los saques laterales. Pero nada más. Si la mano interviene, es sancionada, es tiro libre, y si ocurre dentro del área penal, penal, pena máxima, tiro desde los doce pasos.

    El fútbol es el único deporte que se practica con los pies. Bueno la política también: se piensa con los pies. Las manos no intervienen en el fútbol, salvo como atribución del arquero, o para hacer los saques laterales. Pero nada más. Si la mano interviene, es sancionada, es tiro libre, y si ocurre dentro del área penal, penal, pena máxima, tiro desde los doce pasos. Pero también el fútbol es un deporte de picardía.

    Se trata, en definitiva, de engañar, eludir a los rivales para aproximarse al arco contrario. Y con este propósito, los jugadores suelen incurrir en faltas, agresiones, agarrones, capachitos con chiflidos, abusos sexuales, etc. Lo que ocurre en el área chica cuando están por patear un corner es como un compendio de todas las agresiones. Los jugadores agarran al rival del cuello, del pecho, a veces de partes pudendas, los empujan, les dicen cosas de la vida íntima de sus hermanas, se pisan, se escupen. Pasa de todo.

    La viveza se vale de cuanto ardid encuentra a mano para impedir que el rival cumpla con su propósito o para sacar provecho de una jugada. Que es lo que ocurrió en el partido que enfrentaba a Irlanda con Francia para ver cuál de los dos se sumaba a los equipos ya definidos para el Mundial de Sudáfrica. Resulta que, a pesar de todos los pronósticos, iba ganando Irlanda uno a cero, y el partido se iba a definir en el alargue. Fue entonces cuando Thierry Henry, uno de los mejores jugadores de estos momentos, recibe un centro, y, como la pelota se le iba la para con la mano, yo diría la acomoda con ese miembro, casi me animaría a decir que la acaricia en su totalidad, manda el centro y Francia empata y se clasifica.

    Los irlandeses le protestaron al referí en todos los idiomas, pero la autoridad máxima del terreno marcó el gol. Ahora, la Federación Irlandesa de Fútbol pide que se juegue otra vez el partido. Avivada del Henry que le valió a Francia nada menos que la clasificación. Me fijo en las encuestas que algunos medios realizan sobre el acontecimiento y noto que la mayoría de los argentinos está de acuerdo con que se juegue de nuevo el partido o con que Francia sea sancionada, y coincide en que es un hecho deshonesto en el deporte.

    Pero, muchachas y muchachos, allá en el mundial del 86, un jugador argentino llamado Diego le hizo un gol con la mano a los ingleses, y todos lo festejamos. ¿ Hubiéramos admitido entonces que el partido se jugara de nuevo? Así que podemos concluir que Pierre Henry actuó correctamente, lo único que le faltó es ser argentino.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.