access_time 18:17
|
4 de mayo de 2020
|
|
Fiscalía de Homicidios

Juicio al presunto homicida del jefe de la barra de la Lepra

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1557783123097Portada%20Tula.jpg
Tula Pacheco cayó gracias a un cotejo de ADN. Dejó rastros en la ropa que habría descartado.

Lo pidió la fiscal Claudia Ríos, que terminó la investigación contra Rubén Alberto Tula (35) y entendió que debe sentarse en el banquillo de los por el homicidio de Alfredo el "Camel" Jofré.

Rubén Alberto Tula Pacheco, el presunto asesino del jefe de la barra brava de Independiente Rivadavia el 24 de febrero del año pasado a la salida de un boliche de Luján, está muy cerca de sentarse en el banquillo de los acusados para responder por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

La fiscal de Homicidios Claudia Alejandra Ríos terminó la instrucción penal preparatoria la semana pasada por el crimen de Omar Alfredo el "Camel" Jofré y elevó la causa a debate oral.

Si bien la defensa del imputado, a cargo de Pablo Cazabán, se opuso al requerimiento del Ministerio Público y será un juez el que deba definir el futuro de la causa, fuentes judiciales destacaron que las pruebas testimoniales y físicas que se sumaron a lo largo del 2019 y este año en contra de Tula Pacheco “son contundentes”.

Las fuentes destacaron que un cotejo de ADN fue la clave de la causa para ordenar la detención y luego definir la imputación contra el sospechoso.

Ver también: Centran la pesquisa por el crimen del Camel en un instigador

Si bien este albañil nacido 8 de agosto de 1984 y con domicilio en el barrio Jardín Aeroparque de Las Heras es el único detenido e imputado, en el hecho actuaron dos sujetos.

Y los detectives creen que el homicidio fue instigado por algún hombre con quien el Camel mantenía conflictos por la comercialización de drogas en el sector más bravo de la parcialidad del club del Parque, sostiene una de la hipótesis principal.

Lo cierto es que el hecho de sangre ocurrido en la zona de la playa de estacionamiento del boliche La Guanaca, ubicado sobre calle Panamericana, a las 6 del 24 de febrero del año pasado, fue uno de los más impactantes de los últimos tiempos porque la víctima era un personaje conocido en el ambiente delictivo.

Ver también: Video: la desesperación tras el ataque a el Camel en La Guanaca

Condenado por tener droga para la venta a 4 años y medio de encierro en el 2016, el Camel salió de la cárcel poco tiempos del atentado en su contra y volvió a su lugar en la barra brava.

El día citado, segundos después de salir del boliche con un amigo y dos chicas, fue atacado a un metro de distancia –y por la espalda– por un malviviente que alcanzó a llamarlo antes de accionar el gatillo de una pistola calibre 9 milímetros. “Eh, Camel”, gritó el matador. Estaba por subirse a un Fiat Palio rural.

Acto seguido, se escucharon tres detonaciones de arma de fuego. Dos plomos dieron en el cuerpo del "Camel". La víctima caminó unos metros y se acercó hasta un policía que realizaba servicios extraordinarios en el local bailable.

“Loco, me dispararon”, alcanzó a decir el barra oriundo del oeste godoicruceño. Además, pudo brindarle al uniformado una descripción física que fue también fue determinante para el futuro de la causa: fue “el de la camiseta argentina”, le dijo.

Tras esas expresiones, el "Camel" se desplomó en el piso y murió minutos después. Sus amigos lo cargaron en un auto y el efectivo corrió al presunto agresor.

No logró darle alcance pero observó con su olfato de pesquisa que se subió a una moto Yamaha FZ, la cual era conducida por un cómplice que tenía el casco en el codo. Escaparon por Panamericana hacia el sur y se dio aviso al 911.

Una hora después, personal policial que recorría la zona durante un operativo cerrojo observó al costado a esa calzada “algo que brillaba”.

Se trataba de la moto que habían usado los malvivientes para huir de la escena tras el crimen, a unos 800 metros de la escena.

La habían descartado, al igual que algunas prendas de vestir sobre calle Besares. Entre ellas se encontraba una campera de Argentina similar a la que habían visto los testigos y hasta la propia víctima.

También secuestraron una camisa azul oscura con lunares blancos y un casco de moto negro. Del protector para la cabeza, personal de Policía Científica logró extraer material genético.

Ver también: Crimen del "Camel": apuntan a una interna en la barra leprosa

Pasaron varios meses hasta que se produjo la detención formal de Tula Pacheco a principios de mayo: este sujeto estaba preso desde el 15 de marzo por el robo de una moto en el barrio Infanta de Las Heras y el resultado fue positivo con un barrido genético que se realizó con las muestras extraídas del casco y los privados de la libertad. Pacheco frecuentaba el barrio Parque Sur, donde tenía base la víctima. 

Por eso creen que hubo problemas con venta de drogas y la barra y mandaron al matar al Camel.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.