access_time 15:31
|
18 de agosto de 2006
|
ROBO DE UNA ESTATUA EN LA PAZ

Malestar por la lentitud en la investigación

Continúan las repercusiones por el extraño robo de la estatua que conmemoraba la tragedia de Alpatacal, en La Paz. El presidente de la colectividad chilena de Mendoza y Cuyo, Miguel Ángel Molina Pastenes, manifestó que está muy dolido por este insólito hecho, ocurrido durante el fin de semana, cuando los asaltantes se robaron la estatua que pesa cerca de cuatro toneladas.

    Continúan las repercusiones por el extraño robo de la estatua que conmemoraba la tragedia de Alpatacal, en La Paz. El presidente de la colectividad chilena de Mendoza y Cuyo, Miguel Ángel Molina Pastenes, manifestó que está muy dolido por este insólito hecho, ocurrido durante el fin de semana, cuando los asaltantes se robaron la estatua que pesa cerca de cuatro toneladas. Además, aclaró que se encuentra molesto por la falta de colaboración en la investigación de este episodio, y agregó que el proceso tiene que desarrollarse lo más rápido posible para evitar que la estatua sea fundida y se la venda en algún lugar.

    Sin embargo, a pesar del valor económico que la estatua pueda tener, Molina Pastenes destacó el valor sentimental que posee. Por otra parte, precisó que es vital su rápida recuperación, no sólo porque es un monumento histórico para Chile, sino también porque dentro de un mes se cumple el 196º aniversario de la independencia del país trasandino. En esa oportunidad, se espera que la provincia reciba a alrededor de 25.000 chilenos, y una de las actividades que estaba prevista era, justamente, la de visitar ese monumento.

    El robo fue insólito –e incluso misterioso– debido a que la estatua medía 3,5 metros, además de las cuatro toneladas que pesa. Se estima que para el robo se utilizó una grúa de gran tamaño y camionetas de doble tracción. La estatua fue colocada en ese lugar en 1932 y está valuada en unos tres millones de pesos.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.