access_time 20:40
|
2 de enero de 2007
|
|
brasil

Lula reasumió sin fiesta popular

El presidente brasileño inició ayer su segundo período. No invitó a mandatarios extranjeros. Dijo que seguirá intentando ?cuidar a los pobres?.

     BRASILIA (EFE). El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, asumió ayer su segundo mandato de cuatro años sin el mismo fervor popular del 2003, y con la renovada promesa de “cuidar de los más pobres” sin populismos, pero con osadía y coraje. El ex sindicalista, reelegido en octubre, prestó juramento ante el Congreso, frente al cual sólo se concentraron, según calculó la Policía, unos 10.000 militantes del Partido de los Trabajadores (PT) y otras formaciones de la naciente coalición de gobierno. Esa cifra supuso apenas 25 por ciento de lo que se esperaba, lo que el PT atribuyó a la fuerte lluvia que cayó durante todo el día en Brasilia, que sólo menguó media hora antes del inicio de los actos.


    Para la ceremonia no fueron invitados mandatarios extranjeros, por una decisión del propio Lula, quien, según fuentes oficiales, no quiso “causar molestias a nadie” un 1 de enero. Lula centró su discurso de investidura en lo realizado por su gobierno durante los últimos cuatro años y, en especial, en los avances logrados en el área social. Afirmó que “mucho se ha hecho” en el combate a la miseria y el hambre, pero reconoció que, a pesar de eso, “infelizmente permanecen las injusticias entre los pobres”.

    Defendió con vigor la continuidad de sus programas sociales, calificados de “populistas” por la oposición, y aseguró que han permitido rescatar de la miseria a “millones de brasileños y brasileñas” que no tenían otro destino que “el hambre”. “Mi gobierno nunca fue ni será populista. Este gobierno es y será popular, con compromisos populares”, sostuvo Lula, interrumpido en ese momento por una ovación de los parlamentarios y autoridades que asistieron al acto. Lula declaró que las políticas sociales de su gobierno “nunca fueron compensatorias, sino creadoras de derechos” y subrayó con especial énfasis el programa Hambre Cero, que fue la bandera inicial de su gobierno y luego fue integrado a otros planes.

    Lula reiteró que quiere de su nuevo gobierno osadía, coraje e imaginación para acelerar el crecimiento económico, como fórmula para aumentar la generación de empleo y la distribución de renta. Ratificó, además, su compromiso con la responsabilidad fiscal y una política económica que, criticada por la izquierda, ha permitido al país mantener la estabilidad y la baja inflación, así como reducir la vulnerabilidad externa.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.