access_time 13:06
|
24 de noviembre de 2009
|
|
GIRA DE LA MÁXIMA AUTORIDAD POLÍTICA DE IRÁN POR LA REGIÓN

Lula le solicita a Ahmadineyad que abra el diálogo por el tema nuclear

El presidente de Brasil se reunió ayer con el mandatario iraní, a quien le dio su apoyo al desarrollo de la energía atómica con fines pacíficos pero le pidió lograr acuerdos externos.

    El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, reconoció ayer el derecho de Irán de desarrollar un programa nuclear con fines pacíficos y exhortó a su colega Mahmud Ahmadineyad al diálogo con los mandatarios que acusan a su país de supuestos objetivos bélicos. Lula recibió ayer a Ahmadineyad en Brasilia, en el marco de la visita de Estado del mandatario iraní, durante la que firmaron nuevos acuerdos de cooperación en áreas como energía, ciencia y tecnología, agricultura y biocombustibles.

    Tras la ceremonia de firmas de los acuerdos, el jefe de Estado brasileño reconoció el “derecho de Irán a desarrollar un programa nuclear para fines pacíficos con pleno respeto a acuerdos internacionales”. Sin embargo, destacó que el Gobierno brasileño estimula a Irán “a seguir contactos con los países interesados para encontrar una solución justa y equilibrada para la cuestión nuclear iraní”, y afirmó que “Brasil sueña con un Oriente Medio libre de armas nucleares”, tal como ocurre en América latina.

    Por otra parte, Lula enfatizó el repudio de Brasil a “todos los actos de intolerancia o el recurso al terrorismo” y defendió un esfuerzo por alcanzar la paz en Oriente Medio en base “al derecho del pueblo palestino a un Estado viable y a una vida digna al lado de un Estado de Israel seguro y soberano”. Al respecto, el mandatario sugirió que Irán se incorpore a ese esfuerzo, ya que las negociaciones por la paz en Oriente Medio requieren “de nuevos interlocutores genuinamente interesados en la paz” y de “construir canales de confianza”.

    “Irán puede tener un papel decisivo. Confiamos en la experiencia milenaria de su cultura para construir un orden armónico en su propia región”, dijo el mandatario brasileño, quien aludió indirectamente al apoyo de Teherán a la organización radical palestina Hamas al afirmar que, para alcanzar la paz, habrá que “lograr la unidad de los palestinos, sin la cual sus aspiraciones de libertad no podrán ser alcanzadas”. Ahmadineyad se limitó a destacar el apoyo de Brasil al desarrollo iraní de la energía nuclear y sostuvo que su país desea “un mundo libre de armas de destrucción masiva, particularmente, armas nucleares”.

    Más tarde, en una conferencia de prensa conjunta, Ahmadineyad atribuyó las sospechas lanzadas sobre el programa nuclear iraní a “las naciones occidentales que se unieron contra Irán sin ninguna razón justificable”. “El mundo de hoy vive un escepticismo creciente ante la ocupación de naciones, humillación de naciones, engaños y continuidad de políticas de parte de naciones que desean mantener su dominio en el mundo”, expresó, y resaltó que tanto él como Lula luchan por “construir un mundo sin hostilidad, en el que no haya ocupaciones o guerra”.

    En cuanto al rol más activo que está cumpliendo Lula en el conflicto de Oriente Medio, Ahmadineyad consideró que la presencia de Brasil en la región “puede llevar a un perfeccionamiento de la cooperación bilateral y multilateral y puede ayudar en la promoción de la paz y de la estabilidad”. La visita a Brasil de Ahmadineyad, quien hoy viajará a Bolivia y concluirá su gira por la región en Venezuela, fue criticada por la oposición brasileña, entre otras cuestiones, por que su ministro de Defensa, Ahmad Vahidi, está acusado por la Justicia argentina de participar en el atentado a la mutual judía AMIA.

    El gobernador de San Pablo y principal líder opositor, José Serra, lamentó que el Gobierno reciba “de brazos abiertos al hombre cuyo ministro de Defensa es procurado por Interpol debido al atentado al centro comunitario judío de Buenos Aires que causó en 1994 la muerte de 85 personas”. Serra cuestionó, además, que Brasil, signatario del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, reciba oficialmente a Ahmadinejad, contra quien hay sospechas de que desarrolla armas atómicas.

    El líder opositor brasileño definió a Ahmadinejad como un “triste negador del Holocausto” que implementa una política represiva similar a “los procesos stalinistas de Moscú”. Serra, precandidato presidencial del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), la fuerza del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, acusó de “contradictorio” a Lula al aceptar la visita del “jefe de un régimen dictatorial y represivo” mientras que no reconoce al presidente de facto hondureño, Roberto Micheletti.

    Lula recibió la semana pasada al presidente israelí, Shimon Peres, quien antes de llegar a Brasilia también había manifestado reparos a la visita que Ahmadineyad realizaría unos días después, defendida por el mandatario brasileño como una necesidad para buscar el diálogo entre todos los líderes que pudieran aportar soluciones al conflicto en el Oriente Medio.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.