access_time 00:44
|
16 de septiembre de 2006
|
|
ENTREVISTA

?Lucho por alcanzar la igualdad social?

Andrea López tiene 24 años y socorre a muchas familias de Las Heras.

    En esta nueva historia, la protagonista de la vida es Andrea López, una joven de 24 años hace diez encaró una lucha personal con el único propósito de ayudar a la gente humilde y desamparada del departamento de Las Heras. Proveniente de una familia de clase media y trabajadora, esta mujer convivió, desde muy temprana edad, con el don de la solidaridad, el que fue heredado de sus padres, Eduardo y María Paula, quienes luchan hace 19 años por alcanzar la construcción de un barrio en una zona de El Borbollón.

    “Mis padres forman parte de la Asociación Mutual La Rural, y hace más de 20 años (junto a los pobladores de la zona) adquirieron un terreno con el propósito de construir sus viviendas para brindarnos a nosotros, sus hijos, un lugar digno donde vivir”, manifestó, emocionada, en una charla con Protagonistas. Sin embargo, a pesar de golpear muchas puertas, el terreno aún permanece intacto y sin haber logrado el ansiado anhelo de los lugareños.

   “Siempre vi cómo mis padres, junto a los de mis amigos, luchaban por el bienestar social, y no sólo por el bien propio, sino que sus vidas estuvieron signadas por un deber: ayudar al prójimo”, expresó con orgullo. Y ese deber y esa necesidad de lucha se proyectaron en Andrea y en muchos jóvenes que hoy forman parte de una agrupación solidaria llamada Encuentro Social, la que socorre a los habitantes lasherinos que más lo necesitan.

UNA MISIÓN DIGNA DE ADMIRAR. Con sólo 14 años, siendo aún una adolescente, Andrea decidió reunirse con un grupo de amigos y ayudar a muchas personas indefensas. Así fue como comenzaron a peregrinar por los barrios, expresando sus deseos de asistir. “El tiempo pasó y de un pequeño grupo de corazones solidarios pasamos a ser cien chicos, de distintas edades, clase social e idiosincrasia, todos motivados por un único objetivo: servir a los más humildes”, expresó.

    Su tarea no es sencilla, ya que, al no recibir ayuda por parte del Gobierno, todo lo hacen a pulmón y desde el corazón. De este modo, visitan a los lugareños y analizan la situación de cada familia y, una vez relevadas las urgencias, son ellos mismos quienes se encargan de proporcionar las soluciones pertinentes. ¿Cómo? De un modo digno de destacar, ya que estos jóvenes buscan en sus hogares ropa, alimentos, medicamentos y, así, con los materiales en mano, asisten a las familias desamparadas e intentan calmar cada una de sus angustias y miserias.

    “Muchas veces nos hemos encontrado con situaciones difíciles de solucionar, y si bien nos frustraron como agrupación, siempre intentamos continuar con nuestra lucha, pues el amor que sentimos por esta gente es lo que, día a día, nos moviliza y motiva a no abandonarlos”, recalcó, contundente. La noble tarea que realizan estos chicos, cuyas edades oscilan entre 24 y 32 años, merece un reconocimiento muy especial, ya que, desde el anonimato, dedican mucho tiempo de sus vidas para ayudar a estos seres que se saben postergados por la sociedad.

UN TROPEZÓN NO ES CAÍDA. Muchas han sido las actividades que estos chicos han realizado en pos de alcanzar la felicidad de estas personas. Entre ellas, han facilitado el Registro Civil Móvil a los diferentes sitios para lograr que muchos niños indocumentados logren convertirse en seres reconocidos por la sociedad. “También hemos festejado los cumpleaños de muchos niños cuya realidad económica no les permitía concretarlo y, al enterarnos de ello, de inmediato y sin dudarlo, comenzamos nuestra misión.

    Así, todos juntos armábamos una hermosa y emotiva fiesta, con sorpresas, payasos y mucha alegría, robando de este modo una sonrisa a ese pequeño y a su familia”, comentó. Si bien cada una de sus misiones las han concretado con gran éxito, este año apareció un gran obstáculo:“No pudimos festejar el Día del Niño, ya que no contábamos con los recursos necesarios. Fue muy triste la situación, pero no se transformó en un impedimento mayor, pues, a partir de esa dolorosa circunstancia, iniciamos una campaña para celebrar el Día del Abuelo”, expresó.

   De este modo y con la solidaridad a flor de piel, los jóvenes comenzaron a recaudar fondos a fin de homenajear a esas personitas que se encuentran marginadas y postergadas en la sociedad. “Los abuelos son seres tan indefensos y olvidados que por ello quisimos brindarle un agasajo, y así fue como más de cien abuelitos fueron homenajeados en la unión vecinal Zapata, donde les preparamos números artísticos, sorpresas y sorteos. En fin, juntos compartimos una jornada muy emotiva. Y lo más gratificante fue la alegría que se reflejaba en cada uno de sus rostros”, manifestó.

UNA SUEÑO POR CUMPLIR. A pesar de que Andrea dedica su vida a ayudar a los que más lo necesitan, su lucha hoy es lograr la construcción del ansiado barrio perteneciente a la Asociación Mutual La Rural. “Mis padres y los de mis amigos han golpeado muchas puertas por alcanzar sus viviendas. Hoy somos nosotros los que seguimos esa lucha y sólo apelamos a la solidaridad de los políticos, para que permitan que nuestras familias puedan lograr algo tan simple y noble como es su vivienda propia”, dijo, y añadió: “En total, son 230 familias las que aún sueñan con sus casas.

    Desde el Gobierno nos han prometido sólo 50, lo que valoramos, aunque necesitamos una respuesta inmediata. No pedimos ninguna limosna, sólo reclamamos algo que es nuestro y, por ello, hoy dedico mi vida a ver feliz a mis padres y a todos los que nos impulsaron a continuar con esta pelea”. Cuántas veces los jóvenes son cuestionados por su falta de compromiso o su desinterés ante las problemáticas de la realidad. A través de esta historia, se pone de manifiesto que, con ganas, esfuerzo y mucha dedicación, es posible alcanzar un mundo mejor, colmado de dicha y solidaridad. Jóvenes como estos son los que necesitamos para poder crecer como provincia, logrando así una sociedad fundada en el bienestar social.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.