Los vicios viejos, los vicios nuevos
06/12/2017

Uno de los puntos clave por los cuales Mauricio Macri y el frente Cambiemos llegaron a la Presidencia tuvo que ver con un hartazgo colectivo ante una manera impune y discrecional en el manejo del poder. Fue una forma de decirles basta a los acomodos, al capitalismo de amigos, a un Estado sobrepoblado de militantes cuyo único mérito para estar en esos lugares era la simpatía política. Más allá del eslogan de campaña, la apuesta en las urnas fue por un cambio. De eso se trataba y es lo que se sigue esperando. Por eso hay noticias que resultan antipáticas. Ejemplo: el nombramiento de la hermana del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en el Banco Nación. Y surge la pregunta lógica: ¿en qué se diferencia el macrismo del kirchnerismo, si justamente está mostrando los mismos vicios que se criticaban en el gobierno anterior? Entonces queda la sensación de que sólo se ha producido un cambio de nombres y que todo sigue igual.