access_time 16:01
|
8 de noviembre de 2012
|
|

guerra civil

Los rebeldes se unen pero el presidente sirio no deja el poder

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/272/950/000272950-201211atentado_2268629.jpg

Llevaron a cabo una crucial reunión en Doha donde acordaron líneas de acción.

Los distintos grupos de la oposición siria, entre el ellos el Consejo Nacional Sirio (CNS), mantuvieron hoy en Doha una crucial reunión para tratar de aunar sus posturas, mientras el presidente sirio, Bachar al Asad, se niega a abandonar el poder.

El dirigente de los Hermanos Musulmanes sirios y miembro del CNS, Mulhem al Derubi, dijo a Efe que hoy celebraron consultas en Doha con el resto de la oposición siria sobre la iniciativa del independiente Riad Seif.

La propuesta de Seif, denominada "Iniciativa Nacional Siria", pretende crear un nuevo órgano que agrupe a todas las partes opositoras, algo a lo que el CNS se ha mostrado reticente hasta ahora, al considerarse el representante de la oposición.

Esta iniciativa plantea también una serie de objetivos como proteger la soberanía nacional y buscar una solución que pase por el derrocamiento del régimen de Al Asad y el juicio a quienes tengan las manos manchadas de sangre.

En declaraciones a la prensa, Al Seif explicó que "el CNS y otros grupos han pedido introducir enmiendas a su iniciativa", pero espera que se llegue a un acuerdo entre hoy y mañana.

"Necesitamos una dirigencia responsable, que tenga un poder ejecutivo, una jefatura militar y un poder judicial", subrayó Seif.

Sobre la posibilidad de crear un nuevo órgano que englobe a la oposición, como propone Seif, el miembro de la Ejecutiva del CNS, Ahmed Ramadán, confirmó a Efe que todavía no se ha llegado a ningún acuerdo al respecto.

Antes de la reunión junto a toda la oposición, el CNS anunció la formación de su nueva Secretaría General, que mañana elegirá al presidente -puesto ocupado hasta ahora por Abdelbaset Seida- y a la Oficina Ejecutiva del grupo.

Al Derubi dijo que la Secretaría está formada por 41 miembros, entre los cuales no hay mujeres, ya que las cuatro candidatas no resultaron elegidas, aunque está previsto que se unan mañana a este órgano.

La ausencia de mujeres levantó las críticas entre algunos asistentes, que consideran que este detalle vuelve a mostrar que el CNS no representa a todos los estratos de la sociedad siria.

Esta falta de representatividad, ya que el CNS engloba principalmente a los opositores en el exilio y está muy influido por los Hermanos Musulmanes, fue denunciada la semana pasada por Estados Unidos.

Por ello, la cumbre de Doha es de vital importancia para evitar la paulatina pérdida de credibilidad del CNS y tratar de lograr, tras meses de intentos frustrados, la unión en las filas opositoras.

En este sentido, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, que participó hoy en las reuniones junto a varios ministros de Exteriores de la región, instó a la unidad de la oposición siria porque, en su opinión, el régimen de Al Asad no continuará por mucho tiempo.

Sin embargo, al tiempo que la oposición busca aunar sus posturas de cara a una eventual transición, Al Asad insistió hoy en que tiene que "vivir y morir en Siria", en un extracto de una entrevista que emitirá este viernes el canal de televisión ruso Russia Today.

"No soy una marioneta. No nací en Occidente para que me vaya a Occidente o a otro país", afirmó el mandatario, en alusión a la voces que piden que deje el poder e incluso le ofrecen una salida segura con tal de poner fin al conflicto.

Al margen de las maniobras políticas, las fuerzas del régimen sirio libraron hoy choques intensos con los rebeldes en la provincia de Hasaka, cerca de la frontera con Turquía, en la ciudad de Ras Ein.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) afirmó en un comunicado que los combates causaron al menos 26 muertos, diez de ellos rebeldes y 16 efectivos de las tropas del régimen.

El portavoz de la opositora red Sham en Hasaka, Salah al Kurdi, dijo a Efe por internet que los rebeldes capturaron el paso fronterizo de Ras Ein y destruyeron dos sedes de la seguridad.

Entretanto, en Damasco, los efectivos gubernamentales continuaron con los ataques en distintos barrios, en especial en los distritos de Kafr Susa y Kaferbatna.

La continuación de la violencia ha agravado la ya precaria situación humanitaria, y como dijo hoy el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, su organismo ha visto desbordada su capacidad para asistir a los civiles.

"Estamos en una posición en que la situación humanitaria debido al conflicto ha empeorado y, pese a que el alcance de nuestras operaciones se ha ampliado, no damos abasto", declaró el presidente del CICR en Ginebra. 

TEMAS:

El mundo

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.