access_time 21:01
|
20 de julio de 2006
|
LA CONTRACUMBRE

Los problemas que le esperan a K

Varios temas candentes le esperan al presidente Néstor Kirchner en el encuentro de la Cumbre del Mercosur que se realizará hoy en la ciudad de Córdoba: papeleras, el precio del gas y la contracumbre son los frentes con los que deberá lidiar

          El nuevo encuentro de presidentes del Mercosur, que en la formalidad servirá para que la Argentina traspase la presidencia del bloque a Brasil y para firmar acuerdos comerciales con Cuba y Paquistán, encontrará también al presidente Néstor Kirchner en medio de tensas relaciones. La cumbre, que comenzará hoy con la llegada de los presidentes a Córdoba, tendrá el agregado de las rispideces que el Gobierno mantiene con dos de sus vecinos más cercanos: Uruguay y Chile. Y eso es, a juzgar por las opiniones de analistas en política externa, los problemas que deberá asumir el primer mandatario.


       En un caso, por las papeleras que se construyen en Fray Bentos, y en el otro, por la decisión argentina de subir el precio del gas que se vende a Chile y las naftas en la zona de frontera, han hecho que el foco se centre entonces en la relación particular entre Kirchner y sus pares Tabaré Vázquez y Michelle Bachelet. “Nuestra geopolítica elemental lleva a que el primer circuito de relaciones esté en los países vecinos y que estemos, justamente, en conflicto con Chile y Uruguay, que forman parte de nuestras relaciones más íntimas.


       Esto marca la inexistencia de una política exterior”, sentenció Diego Guelar, ex embajador en los Estados Unidos y asesor de Pro en política exterior. Guelar sostuvo, además, que,“sin lugar a dudas”, esa situación “perjudica la consolidación del bloque” en su totalidad. Aníbal Jozami, rector de la Universidad Nacional Tres de Febrero, coincidió en que la posición –a su entender– “debilitada” con la que llega la Argentina a la cumbre tras el fallo desfavorable de la Corte de La Haya lleva a que, en esta oportunidad, se centre la atención en un nuevo camino de encuentro con Uruguay.


         “Evidentemente, el Gobierno tiene que buscar una nueva forma de encarar el problema de las papeleras. Aunque no sea una cumbre para eso, Kirchner tendrá que iniciar el diálogo”, opinó. De todas maneras, consideró que los problemas son bilaterales y no afectan la integración de los países. Es más, concluyó que “las relaciones ríspidas son parte de una característica lógica de cualquier proceso de integración”. Con él también coincidió el subsecretario de Integración Económica de América latina y Mercosur, Eduardo Sigal. “Los temas bilaterales se resuelven bilateralmente. Hay mucha coincidencia en todos los presidentes de no poner en riesgo (al bloque) por problemas parciales”, aclaró

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.