access_time 07:13
|
5 de diciembre de 2017
|
Hallazgo en Villavicencio

Familiares del joven asesinado sabían que lo buscaban

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1512337521140portadamorales.jpg
Omar tenía 19 años cuando fue ejecutado de ocho disparos.

Omar Andrés Morales estuvo desaparecido durante cuatro días. Había sido visto por última vez saliendo de la Comisaría 50ª, donde estuvo aprehendido por averiguación de antecedentes. Tras el hallazgo, se puso en la mira a la policía, pero la versión perdió fuerza. Es que, los pesquisas tienen datos de que la víctima estaba con alguna banda narco con la que había tenido un problemas.

El cuerpo sin vida de Omar Andrés Morales, de 19 años, fue hallado la mañana del domingo con ocho heridas de bala en la zona de Villavicencio, Las Heras. El chico estaba desaparecido desde el miércoles 29 de noviembre, luego de salir de la Comisaría 50ª, adonde fue trasladado por averiguación de antecedentes y quedó en libertad a los pocos minutos, tal como reveló El Sol.

Su familia radicó la denuncia por su paradero dos días después, pero la historia tuvo el peor desenlace. En un primer momento se puso la mira sobre los efectivos policiales de la dependencia, quienes lo vieron por última vez.

Pese a la particular situación, fuentes del caso aseguraron que esa hipótesis es débil pero se tomaron las medidas necesarias ante una mínima posibilidad: se secuestraron los libros de registro de la comisaría y las imágenes de las cámaras de seguridad pública que están apostadas en los alrededores del edificio policial.

Ver también: Creen que hubo conflicto de drogas en dos asesinatos

En tanto, la versión que comenzó a tomar fuerza entre los investigadores es que Morales fue interceptado luego de salir de la dependencia por sujetos con los que mantenía un conflicto, quienes lo habrían acribillado con una pistola 9 milímetros en el mismo lugar donde fue encontrado su cadáver, según determinaron los exámenes de la Policía Científica.

Al parecer, se trató de integrantes de una banda dedicada a la venta de drogas para la que la víctima “trabajaba” como soldadito. De acuerdo con la información a la que accedió El Sol, el joven había estado pensando dejar de prestar sus servicios como dealer para esa gavilla y comenzar a vender sustancias por su cuenta. Para esto, se habría quedado con dinero de una venta, que debía retribuir a quienes estaban por encima de él.

Por su parte, el dato de importancia que transcendió en las últimas horas fue que algunos familiares de Morales tenían conocimiento sobre esa situación e, incluso, sabían que los integrantes de la banda lo estaban buscando para ajusticiarlo. Sin embargo, en el expediente, los parientes más cercanos dijeron no estar al tanto sobre la presunta actividad ilícita del joven ni de los problemas que, al parecer, lo rodeaban.

Lo cierto es que, al cierre de esta edición, la causa que lidera el fiscal de Homicidios Horacio Cadile no contaba con detenidos ni sospechosos identificados. Los pesquisas intentan individualizar a quienes rodeaban al joven en su día a día y a las personas con las que tuvo contacto en las horas anteriores a su violento deceso.

El caso

El domingo al mediodía, un grupo de personas que disfrutaban el fin de semana en Villavicencio se topó con un cadáver en descomposición, de acuerdo con fuentes del caso. Rápidamente dieron aviso al 911 y efectivos arribaron al lugar para constatar la novedad.

Tras verificar que se trataba de un masculino que presentaba diversas heridas de bala en el cuerpo, se dio intervención al fiscal Cadile, que estaba de turno en la Fiscalía de Homicidios. El representante del Ministerio Público fue hasta el lugar junto con personal de Investigaciones y Científica que dio inicio a las labores pertinentes.

Las tareas permitieron identificar el cuerpo en poco tiempo. El mismo pertenecía a Omar Andrés Morales, que estaba siendo buscado desde que su familia radicó la denuncia por averiguación de paradero en la Oficina Fiscal Nº5 de la Comisaría 16ª.

Las fuentes agregaron que el chico había sido aprehendido el miércoles 29 a las 23.40 por averiguación de antecedentes en las inmediaciones del barrio Las Dalias, en Godoy Cruz.

Fue llevado a la Comisaría 50ª y, como no presentaba medidas pendientes, recuperó la libertad a las 00.40 del jueves, pero nunca regresó a su casa.

El calzado que presentaba el cuerpo del chico no tenía los cordones puestos, detalle que puso en la mira a las fuerzas policiales. Pero, tras ser registrado por personal de Científica, se hallaron los cordones en el interior de los bolsillos.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.