Alerta de Defensa Civil por tormentas en distintas zonas de Mendoza
access_time 14:37
|
20 de febrero de 2007
|
|
Pablo Salcedo

Los logros de un autodidacta

El mendocino fue tapa de una revista de culto en Estados Unidos.

   Con algunos antecedentes de músicos en su familia, Pablo Salcedo creció escuchando ritmos latinoamericanos. Sin embargo, su destino y su exitoso presente estarían marcados por distintas melodías de jazz que, de a poco, se fueron incorporando a su caudal musical. Sobre todo, el llamado de su vocación llegó con el descubrimiento de uno de los instrumentos que más marcaron su vida: el saxofón.

   “A los 14 me enamoré del saxofón y pude comprarme mi primer alto”, comenta el mendocino en una entrevista que le realizaron en la Saxophone Journal, la publicación más importante relacionada con ese instrumento, la cual ya lleva varias décadas de prestigio y trayectoria.

   El hecho de que esta publicación haya contado entre sus tapas con un músico como Salcedo no es casual: aunque comenzó a los siete años a estudiar flauta, su carrera creció de manera vertiginosa. Hoy es licenciado en flauta traversa, dirige el área de percusión y vientos de la UNCuyo, dicta clases de saxofón en esa misma casa de estudios y es integrante desde hace más de una década del legendario grupo Markama, por nombrar sólo alguno de sus logros.

   “Lo más frustrante, en un principio, fue no encontrar una escuela de saxofón ni profesores idóneos con el instrumento –continúa Pablo en su entrevista a la Saxophone Journal– Esto me llevó a ser un autodidacta total. En aquellos años, mis maestros fueron las grabaciones clásicas y de jazz, el grandioso catálogo de la Dorn, la misma Saxophone Journal, con sus masterclasses en CD y, por supuesto, mis amplios conocimientos musicales, los que fui aplicando cuando era necesario. Considero que la música es una sola y está por encima de los instrumentos. Así fui observando analogías entre las distintas técnicas de grandes maestros, como Moyse, Tafannel en flauta, y Mule y Rascher en saxofón. O entre el lenguaje de un mismo autor en ambos instrumentos, por ejemplo, Luciano Berio.”

   Después de haber estudiado bajo las órdenes del prestigioso Lars Nilsson, Salcedo vio la necesidad de crear en Mendoza la cátedra de saxofón.“Lars fue mi gran apoyo para continuar mis estudios y establecer la cátedra de saxofón en Mendoza. Hubiera sido muy difícil sin su ayuda, y eso muestra parte de su grandeza”, recuerda. El músico mendocino tiene en su haber grandes premios y muchos cursos de perfeccionamiento con maestros de la talla de Aurelé Nicolet, Félix Renggli, Boby Martínez y Murray Schaeffer, entre otros.

   “Mi filosofía para dar clases es observar la realidad con todos sus matices, lo que sucede externa e internamente. Comprender las limitaciones que vienen del apego, de los condicionamientos familiares o sociales y trascenderlos. Observar el proceso del pensar, para liberarnos del mismo al momento de hacer música. De mis alumnos busco que desarrollen un criterio propio, que aprendan a observar lo que sienten y piensan”, expresa un Salcedo que, evidentemente, se ha convertido no sólo en un músico integral y carismático, sino también en un gran maestro, quizás como una manera de devolver toda la magia que recibió de sus profesores y amigos.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.