access_time 21:29
|
16 de noviembre de 2006
|
|
CINE LOCAL

Los inocentes siguen vivos

Ulises Naranjo y Carlos Canale documentan la experiencia de un elenco de presidiarios

    Los inocentes es el nombre del grupo teatral conformado por chicos de entre 18 y 21 años que residen en la cárcel de Boulogne Sur Mer. Desde allí, gracias al empuje del actor Pablo Flores y del comunicador Ulises Naranjo (fomentados por el padre Jorge Contreras), se animan a diversos desafíos dramáticos como modo de expresión de sus necesidades y motivación ante un entorno adverso.

    Luego de una trayectoria de más de diez años, en los que el elenco fue cambiando de integrantes, uno de sus impulsores, Ulises, decidió, junto al realizador Carlos Canale, dejar sentado un testimonio de esta tarea hecha a pulmón. Como resultado, se sumieron en la filmación de Los inocentes, un documental que ensaya una visión “fidedigna” de la cárcel puertas adentro, transformándose en la primer experiencia de tal carácter en todo el país. Luego de haber sido proyectado ante los internos, el filme será llevado al cine Universidad (Lavalle 77, Ciudad). La cita es para hoy a las 21.30.

TEATRO PARA SALIR. “Desde el comienzo, el grupo interpretó temáticas propuestas por los mismos penitenciarios aunque, alguna vez, se animaron a representar clásicos de la talla de La nona y Juan Moreira”, relató Naranjo en diálogo con Protagonistas y resaltó: “Fue interesante el proceso porque, por ejemplo, a través de este laburo, los presos aprendieron a peticionar ante las autoridades de manera pacífica”.

    Así, desde 1996, cuando Contreras era capellán de la Penitenciaría Provincial, los internos tomaron contacto con un proyecto que, aunque sin respaldo, logró un objetivo destacable: que chicos en “edad conflictiva”, como determina Naranjo, puedan expresarse. “Es una gran satisfacción ver cómo, a pesar de su circunstancia, te entregan alegría y esperanza. Y eso es muy fuerte para los que nos hacemos problemas por pequeñeces”, opinó el director de Los inocentes.

UNA PELÍCULA, DIEZ AÑOS DE TESTIMONIOS. “Nos metimos en el documental porque consideramos que había transcurrido un tiempo importante de maduración” arrojó Ulises Naranjo, quien, junto a Canale, Flores y Mario Anzorena, recopiló imágenes de algunas de las obras interpretadas por el grupo de penitenciarios, centrándose en el proceso de la última pieza que llevaron a escena con el elenco, titulada Historias en la basura. A

    simismo, el realizador comentó que “la cinta fue creada en consonancia con el lugar en el que iba a ser filmada. Es decir, se trató de un proceso muy crudo en cuanto a edición, sin micrófonos, lo cual responde tanto a un objetivo estético como operativ0”. Cabe destacar que este documental, tiene un plus:“La música de la película es la que se utilizó en la última obra que llevamos a escena. Pero, además, contamos con una canción de Andrés Calamaro denominada La libertad (del disco El cantante), quien nos prestó muy gentilmente el tema para incluirlo en el proyecto cinematográfico”.

LOS INOCENTES, SEGÚN NARANJO. “A la hora de trabajar el guión, quise ser honesto con lo que sé de ellos. La sociedad tiene una imagen distorsionada de los presos”, apuntó el cineasta y dejó en claro:“Los internos son conscientes de su situación y error y eso queda expresado en el documental. Pero a nivel social, no hay un sistema que los contenga. Esta iniciativa es aislada, no tenemos apoyo para darle permanencia”. Por ende, este trabajo se transforma en una apelación al cambio social. Tal como queda demostrado en la denominación Los inocentes: “Puede sonar a ironía, pero responde a un intento de interpretar la realidad de estos jóvenes, quienes no son más que productos de la sociedad. A lo mejor, está bien puesto el término”. /Cecilia Osorio

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.