River recibe a Argentinos en el Monumental
access_time 22:48
|
1 de octubre de 2009
|
|
HAY UN PRÓFUGO

Los imputaron por fotografiar a dos niños desnudos y quedaron en libertad

El delito por el que se los acusó es excarcelable. Uno de ellos es menor.

La fiscal de Capital Daniela Chaler imputó a los dos jovenes detenidos el martes a la tarde en el barrio Infanta acusados de haber fotografiado a dos niños (de tres y cinco años), a quienes obligaron a bajarse los pantalones. Ambos fueron puestos en libertad ayer a la mañana. Trascendió que como uno de los apresados tiene 17 años, la magistrada, tras acusarlo, lo derivó con la Justicia Penal de Menores, que será la encargada de decidir su futuro.
En un primer momento, este chico iba a quedar libre y desligado de la causa, debido a la declaración de la hermanita de las dos víctimas, quien aseguró ante el personal de la Oficina Fiscal Nº2 de Ciudad que había llegado cuando a sus hermanos ya les habían bajado los pantalones y mientras los estaban fotografiando.
De todas maneras, otras testimoniales involucraron al menor, por lo que Chaler prefirió no desligarlo de la causa. El delito por el cual fueron acusados los apresados fue por producción de un menor de 18 años de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, lo que prevé una pena que va de los seis meses a los cuatro años de prisión.
Fuentes judiciales informaron que ambos detenidos, el mayor de ellos identificado con el nombre de Daniel (18), quedaron en libertad por tratarse de un delito excarcelable y ya se encuentran en sus respectivas casas junto a sus familiares.
Por este tema, los investigadores continúan buscando a un tercer adolescente –tendría 19 años–, quien fue el encargado de sacar la fotografías y filmar a los niños y que en el momento en que llegó la madre de las víctimas escapó con el teléfono. “Pude atrapar a dos de ellos, pero el tercero, que es el que tenía las fotos, salió corriendo.
El problema es que él no es del barrio y vaya uno a saber dónde se metió”, explicó a El Sol María, la madre de los chicos fotografiados, quien cumple funciones en la Policía Montada de la provincia. “Mañana (por ayer) voy a estar de guardia y me voy a meter en ese barrio para buscarlo por todas partes.
De todos modos, dudo de que lo pueda encontrar”, expresó la mujer, sumamente molesta por la situación que tuvieron que vivir sus hijos. María indicó también que tiene pensado llevar a sus hijos a un psicólogo para que les haga un tratamiento, porque “no han quedado bien con todo esto y todavía no entienden bien qué fue lo que pasó y por qué les hicieron eso”. La mujer contó que los dos chicos detenidos son conocidos en el barrio Infanta y que “no tienen buena fama”.
También señaló que los familiares de los acusados le dijeron con tono amenazante que se quedara callada. “Son chicos muy conflictivos, y cuando pasó todo esto, se me acercaron varias personas para decirme que tuviera cuidado. Soy policía y me doy cuenta cuando te hablan en un tono amenazante”, manifestó.

LO COLGARON EN UNA RAMA. Tal como informó este diario en su edición de ayer, el hecho ocurrió el martes a la tarde en la manzana 11 del barrio Infanta, donde vive María, junto a sus hijos. La mujer contó que después de almorzar, como todas las tardes, los chicos, de tres y cinco años, salieron a la vereda a andar en patineta y en patines.
En ese momento, un grupo de jóvenes mucho mayores que ellos se acercó y obligó a los niños a bajarse los pantalones. Al de tres años lo colgaron en una rama y le bajaron los pantalones, mientras, entre risas, lo fotografiaban y filmaban con el celular.
Por su parte, a su hermano también lo obligaron a que se bajara los pantalones para que lo pudieran fotografiar. Esta escena fue observada por la hermana de las víctimas, quien corrió hasta su casa y alertó a su mamá sobre lo que estaba ocurriendo.
Inmediatamente, María fue hasta donde estaban sus hijos y vio todo lo que pasaba. La mujer pudo atrapar a dos de los jóvenes, mientras que un tercero huyó con las fotos y la filmación. “Los chicos se quisieron escapar y les puse la mano en el pecho para que no corrieran. Uno de ellos, me dijo: ‘No me toqués porque soy menor’. Le dije que no le estaba haciendo nada y llamé a la policía para que se hiciera cargo de todo”, concluyó María.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.