access_time 14:09
|
13 de febrero de 2018
|
Horror

Los escalofriantes detalles del triple crimen de Guaymallén

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1518541718871Victimas-triple-homicidio.jpg

José Patricio Molina asesinó a dos mujeres y un niño antes de suicidarse. Tenía una doble identidad y antecedentes penales.

Un nuevo triple crimen sacude a Mendoza. Esta vez el escenario fue el barrio Escorihuela en Guaymallén, donde José Patricio Molina asesinó este martes en la madrugada a su novia Mayra Soledad Bueno (25), a su suegra Mónica Isabel Outeda (51) y al pequeño Lautaro (6), hijo la joven con una pareja anterior.

Luego de la masacre el hombre de 39 años prendió fuego el inmueble de calle Barcelona donde estaba viviendo hace cuatro meses y se retiró del lugar con algunos bolsos, dejando todas las puertas cerradas. Luego, cerca del mediodía y mientras la Policía lo buscaba, Molina se ahorcó en la casa de su hermana en Maipú y murió minutos después en el hospital Central, cuando intentaban reanimarlo.

Cómo se conocieron

Mayra y José -que también hacía llamar Giménez- se habían conocido en los viajes que hacía la joven auxiliar del jardín maternal del barrio Cocucci, en el auto que él manejaba para una remisería del barrio Santa Ana.

La relación era incipiente pero hace unos meses, la flamante pareja había iniciado una convivencia en la casa de la mamá de Mayra y donde también convivían con el pequeño Lautaro Valentino Vega, su hijo.

Las amigas y compañeras de la joven agredida por su pareja contaron que él “se mostraba amoroso con ella y le había pintado un mundo de color rosa, ella estaba contenta”. Pero la familia de las víctimas tenían una impresión muy diferente del remisero.

“Hace un tiempo ellas se habían alejado de nosotros. Pasamos la Navidad juntos pero después es como que no querían que nos acercáramos”, dijo un allegado muy cercano, que prefirió preservar su nombre.

El familiar también indicó que ellos mismos se habían encargado de buscar en las redes sociales datos sobre él, pero no encontraron nada.

Desenlace fatal

El romance entre Maira y su pareja había comenzado a complicarse hace una semana, cuando se habían desencadenado las discusiones y las peleas entre ambos.

La mala relación de la pareja terminó de la manera más impensada esta madrugada alrededor de las 3, cuando los vecinos horrorizados hallaron los cuerpos sin vida con signos de violencia, alertados por el humo que salía de la casa.

El sospechoso terminó con la vida de su suegra dándole un golpe en la cabeza con un objeto contundente y le propinó múltiples cuchillazos a su pareja. "Mayra estaba bañada en sangre", relataron las personas que ayudaron a socorrer a la familia, porque pensaron que se trataba de un incendio nada más.

Sobre el desenlace del niño, los parientes indicaron que "los vecinos nos dicen que Lautaro no paraba de llorar, hasta que se calló de golpe”. El pequeño habría fallecido ahogado.

Antes de salir de la propiedad, se cree que Molina prendió fuego la casa y se llevó los celulares de las víctimas. Además incendió el Fiat Spazio que manejaba su novia y en el que también habría cortado los frenos.

Los antecedentes de Molina

Gladys, una vecina que vivía pegada a la casa de las víctimas, recordó a Molina como una persona difícil de llevar y que se "creía el dueño de la cuadra".

“No saludaba o andaba con mala cara todo el día. Muchas veces corría a los chicos que se juntaban y se sentaban en la vereda porque no le gustaba que estuvieran ahí”, señaló.

Tras el triple crimen trascendió que Molina tenía antecedentes por robos, hurtos simples y desobediencia desde 1997. También fue denunciado por violencia de género contra su ex mujer, a quien habría amenazado. 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.