access_time 07:21
|
11 de septiembre de 2019
|
Economía

Los docentes mendocinos harán un festejo "gasolero"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15681561487401%20IMG_3110.jpg

Lejos de las grandes celebraciones en restaurantes y bares, los maestros optaron este año por acomodar sus casas y hacer allí el agasajo. "La situación y los sueldos no permiten hacer grandes cosas", refirieron.

Los 11 de setiembre se celebra el Día del Maestro en honor a Domingo Faustino Sarmiento, y son muchos los docentes que tienen previsto festejar pero, a diferencia de otros años, han asegurado que la situación económica los llevó a cambiar de escenario: de un restaurante coqueto a un sencillo comedor de una vivienda particular.

La idea es festejar con los colegas pero, a la hora de organizarse, la mayoría de los docentes asegura que las tarjetas en restaurantes son muy caras, incluso, inaccesibles para sus sueldos. “Pagar entre $1.500 y $2.000 por una fiesta es una locura. Algunos docentes lo han aceptado pero son los menos”, contó Marisol.

Por su parte, Nadia aseguró que este año no se han previsto muchas fiestas para su celebración, pero las que hay cuestan muchísimo y la mayoría de las maestras que asistirán pagarán con tarjetas de crédito.

“Este año se dan dos situaciones: estamos, por un lado, las que no tenemos dinero para pagar una tarjeta elevada y hacemos algo sencillo en la casa de otra docente, una juntada a comer pizza o simplemente tomar unos mates con facturas, lo que también implica un costo alto; y, por el otro lado, hay docentes que accedieron abonar para ir a una fiesta pero mediante el pago diferido y en cuotas”, dijo.

Por su parte, Daniela, de la escuela Juan Giol, manifestó que el problema económico se ha convertido en el gran enemigo de los maestros. De las 25 docentes que asisten al establecimiento, sólo 9 decidieron ser parte de un festejo privado. “La tarjeta de la cena con show cuesta $900 y la mayoría la pagó hace más de un mes, con mucha antelación. El resto nos juntamos en casas, hacemos algo a la canasta o bien descansamos”, comentó.

En Godoy Cruz, los maestros celebran su día en la misma fecha que el empleado municipal. Así lo estableció la Comuna y este es el segundo año que ocurre. “Este miércoles (por hoy), las clases se dictan con normalidad y el viernes tendremos el festejo; y, dado que no tenemos mucho dinero, con mis colegas decidimos asistir al agasajo que nos brindará el Municipio. En tanto, por ahora, analizamos si ir a tomar algo a algún bar una vez que termine la ceremonia. Será algo bien gasolero”, contó Daniela, docente de una escuela del departamento comandado por Tadeo García Zalazar.

Reservas, en baja

Los principales restaurantes de Capital han previsto menúes especiales para la ocasión pero, en algunos casos, las consultas han sido escasas. En otros, por ejemplo, se han realizado bastante reservas –con hasta un mes de antelación– pero, si se compara con el 2018, la caída es importante.

“El año pasado tuvimos el salón repleto de docentes. Mesas grandes con mujeres y hombres que decidieron celebrar su gran día. No les importaba lo económico, lo relevante era festejar el único día que tienen para ellos”, contó Franco, de un reconocido restaurante de calle Patricias Mendocinas al 1.500, en Ciudad.

El joven aseguró que este año tienen reservas de 60% y estima que puede incrementarse hoy, pero nada es seguro. A la hora de hablar de precios contó que no cuentan con un menú especial, que el pedido es a la carta. “Se estima un gasto promedio de $800 por persona, esto incluye entrada, plato principal y postre”, expresó el joven.

Una de las opciones elegidas por las docentes mayores es tomar el té en un importante hotel de Guaymallén. “La actividad la hacemos todos los años y no notamos bajas. Sí hubo muchas consultas pero hace dos semanas que tenemos todas las reservas realizadas. Consideramos que recibir tarjetas de crédito ha facilitado para que estas docentes, la mayoría mujeres, elijan el hotel como opción”, expresó Natalia, una de las encargadas.

La joven manifestó que para la reserva se solicita una seña previa, que se canceló hace un mes. El costo del servicio es de $750 ($150 más que en el 2018).

“Creo que no ha caído la demanda pese a la situación económica porque ya conocen el servicio que brindamos y porque, al ser el único día que festejan, deciden hacerlo bien, invirtiendo lo que tienen luego de un año de trabajo”, concluyó la encargada.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.