access_time 15:27
|
17 de febrero de 2017
|
Pedofilia

Los curas y empleados del Próvolo acusados de abuso seguirán detenidos

<p>Los religiosos y empleados del colegio para ni&ntilde;os sordos seguir&aacute;n con prisi&oacute;n preventiva. La medida tambi&eacute;n corre para el cura Corradi, con prisi&oacute;n domiciliaria.</p>

Los curas y empleados del Instituto Antonio Próvolo, de Carrodilla, seguirán bajo prisión preventiva por seis meses más, según dictaminó la Justicia provincial en la tarde de este viernes. 

La medida se tomó luego de una larga audiencia de nueve horas divididas en dos días -entre el miércoles y este viernes-, por lo que los cinco acusados por diversos abusos de niños sordos seguirán en la prisión de Boulogne Sur Mer. 

En este caso, se trata del sacerdote Horacio Corbacho y los empleados de la institución educativa, José Luis Ojeda y Jorge Bordón, más el jardinero Armando Gómez. 

La misma medida corre para el cura Nicola Corradi, por cuya salud se encuentra con el beneficio de la prisión domiciliaria. 

La defensa había pedido que Ojeda también acceda a la domiciliaria por su discapacidad -es sordo- pero la misma fue denegada. 

Sergio Salinas, abogado querellante en el caso Próvolo, ingresando a la audiencia de prisión preventiva.

Gustavo Stropiana, funcionario de la Unidad Fiscal de Maipú- Luján indicó que desde la fiscalía alegaron que era una condición necesaria que siguieran detenidos por acusados "porque facilitó que las víctimas se animaran a denunciar".

Los integrantes del Próvolo están imputados por abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante, abuso sexual simple y corrupción de menores agravado por la condición de guarda.

En tanto, Sergio Salinas -abogado de las víctimas- consideró que la decisión de la jueza de Garantías Patricia Alonso fue dictar la prisión preventiva porque los hechos están acreditados.

Maximiliano Le Grand y Lautaro Brachetta, defensores de Jorge Bordón.


Desde la defensa de los curas Corradi y Horacio Corbacho - a cargo del abogado Pablo Ketzl- se había solicitado la falta de mérito y la libertad por entender que no había suficientes pruebas contra ellos. La misma estrategia implementó la defensa de Jorge Bordón, más conocido como el monaguillo, representada por los abogados Maximiliano Le Grand y Lautaro Brachetta, pero los planteos fueron rechazados.

Víctor Banco, defensor oficial, que lleva el patrocinio letrado de José Luis Ojeda, el jardinero, había pedido la inimputabilidad por la limitación que tiene en la comunicación, pero además por otras discapacidades que presenta.  Sin embargo, los informes psiquiátricos arrojaron que comprende la criminalidad de los hechos, aseguró Stropiana.

Por último, también se decidió la continuidad en la cárcel de Armando Gómez, otro de los empleados involucrados en los abusos del Próvolo.

 

 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.