access_time 16:50
|
13 de enero de 2020
|
|

Prevención

Los cuidados básicos de la piel durante el verano

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1578944474909PM-rayos-sol-destacada.jpg

Proteger la piel de los rayos del sol es fundamental para prevenir lesiones inmediatas, como quemaduras, y patologías que pueden aparecer a largo plazo.

Llegó el verano, las temperaturas empiezan a subir y el tiempo de mostrar un poco más de piel se convierte en algo cotidiano. Por eso es fundamental prestar atención a la dermis como otro aspecto más a proteger, preparar y cuidar para que esté lista cuando se comience a destaparla y así evitar lesiones.

El sol –en exceso- es perjudicial para la piel por una ecuación elemental: los rayos solares, conocidos como rayos ultravioletas A y rayos ultravioleta B (rayos UVA y UVB) producen arrugas prematuras, cáncer de piel y otros problemas. La diferencia entre los rayos UVA Y UVB es que los primeros demoran más tiempo sin dañar la piel, pero llegan a mayor profundidad. Por eso tomar sol en sesiones con lámparas no es una manera de estar a salvo.



Estar bronceado es la respuesta desesperada de la piel a los rayos dañinos del sol. Para evitar problemas, no hay que exponerse al sol cuando sus rayos tienen mayor impacto, es decir entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde. Porque durante ese periodo, del 60 al 80 por ciento de los rayos son capaces de atravesar las nubes y llegar hasta 30 centímetros por debajo de la superficie del agua que, junto con la arena blanca, funciona como superficie para reflejarlo.

Para evitar complicaciones, la Asociación Argentina de Dermatología (AAD) recomienda utilizar cremas con un factor de protección mayor a 15, lo mejor es 40 o 50. El producto debe aplicarse media hora antes de la exposición para que la piel tenga tiempo de absorberlas, y renovarse después de sumergirse o transpirar. Las cremas protectoras no ejercen una protección absolutamente completa de los efectos nocivos del sol, aunque ayudan a evitar males mayores.



Por otro lado, es importante usar ropa adecuada para protegerse: las telas con tejidos apretados son las más adecuadas para impedir el paso de los rayos. En la medida de lo posible hay que usar manga larga y sombrero, para proteger cara, cuello, orejas y hombros. Además, se recomienda usar lentes de sol certificados, y con protección en los laterales.

En este contexto, se sabe que algunas personas tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades como cáncer de piel en algún momento de su vida. La medicina identifica los siguientes factores de riesgo: personas de piel muy blanca, ojos claros y pecas; aquellas que nacen con lunares grandes; antecedentes genéticos; o haberse expuesto excesivamente al sol en la infancia, se consideran factores que incrementan el riesgo sufrir enfermedades graves de la piel.

Sin embargo, no hay que temerle al sol y siguiendo algunas pautas, es posible disfrutar de él y del verano saludablemente. ¿Cómo? Teniendo en cuenta estos 8 consejos fundamentales:

1. Evitar el sol al mediodía

En las horas centrales del día (desde las 11 horas hasta las 15 horas) la radiación solar es mucho más fuerte por lo que es importante evitar la exposición en estos momentos. Se recomienda permanecer a la sombra y protegerse adecuadamente.

2. Elegir un fotoprotector adecuado

La crema solar es una de las barreras que podemos poner para evitar los efectos del sol. Por eso, es tan importante elegir un producto adecuado para nuestro tipo de piel teniendo en cuenta nuestro fototipo y la intensidad de los rayos UVA. Se recomienda utilizar siempre un SPF 30 o superior y que la crema proteja de los rayos ultravioleta B y A.

3. Aplicar bien el protector solar

En este caso, no importa derrochar y siempre es mejor emplear grandes cantidades; de hecho, se calcula que un adulto deben utilizar unos 35 gramos de crema en cada aplicación. Es importante que la piel quede bien cubierta.

4. Proteger todas las partes del cuerpo

La cara, los labios, los ojos y el cuero cabelludo también son susceptibles de quemarse o sufrir los efectos del sol. Utiliza un protector facial específico, un bálsamo labial con bloqueador solar, gafas de sol y sombrero.

5. Aplicar la crema con antelación

Para que la crema haga su efecto y penetre en la piel, es importante aplicar el fotoprotector 20 o 30 minutos antes de tomar el sol. Sigue siempre las instrucciones que aparecen en la etiqueta del producto.

6. Repetir aplicaciones

Cada dos horas o si te has bañado debes de volver a ponerte el protector solar. Es importante que estés siempre protegido.

7. Utilizar la ropa como protección

No hay mejor barrera que una física y la ropa cumple esa función. Dependiendo del material del que esté hecho será más o menos resistente; existen en el mercado camisetas y pantalones que protegen de los rayos UV.

8. Beber mucha agua

La exposición solar produce la deshidratación en todo el cuerpo por eso es fundamental consumir líquidos en abundancia.

Siguiendo estos consejos estarás protegiendo tu piel de la radiación solar y evitando sus efectos dañinos. Te pondrás moreno igual y estarás disfrutando de la playa con seguridad.

 

 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.