Seguilo en vivo: el Senado ya debate por el Presupuesto 2019

access_time 07:08
|
13 de marzo de 2018
|

Los cuatro detenidos del caso Carleti aseguran ser inocentes

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15209009445961%20norma-1080x675.jpg

Este lunes se produjo la captura del último sospechoso. Se trata de un joven que es hermano de dos de los tres imputados. Declaró uno de los sospechosos y dijo que no tiene nada que ver con el ataque contra la empresaria. Lo mismo sostienen los otros y quieren declarar.

El homicidio de la empresaria frutihortícola Norma Ethel Carleti sigue generando alto impacto en la provincia, más porque no está claro el móvil: se desconoce si la mataron durante un asalto o si alguna persona cercana a ella pagó para que la asesinaran.

Los pesquisas, por ahora, se inclinan por el crimen por encargo. Este lunes por la mañana trascendió que el fiscal del caso, Adrián Frick, ordenó la captura de un cuarto sospechoso, hermano de dos de los tres detenidos e imputados. Y, horas más tarde, a las 19, se confirmó que fue capturado cuando le llevaba comida a uno de sus familiares detenido, el que se encuentra privado de la libertad en la dependencia policial Cordón del Plata.

El representante del Ministerio Público dispuso, luego de la detención, que fuera llevado hasta el edificio judicial departamental y trascendió que el joven, Ever Guerrero, aseguró ser inocente.

Ver también: Estos son los tres imputados por el crimen de Norma Carleti

Lo mismo sucedió este martes con otro de los detenidos, Alexander Jira Castro (26), quien declaró durante tres horas y respondió las preguntas del fiscal y la querella. Este acusado dijo que estaba en otro lugar cuando ocurrió el crimen de la empresaria y que siete testigos podían confirmar su versión.

Además, se despegó afirmando que no es amigo de los tres hermanos Guerrero y sólo los conoce de vista. El abogado de este imputado, Lucio Chávez, señaló que tuvo acceso al expediente y que la fiscalía sólo lo vincula por un comentario que escribió en su perfil de Facebook. Horas después del hecho, Jira posteó la frase: “No quería hacerlo, pero lo hice, son los gajes del oficio”, y los detectives lo vincularon con el hecho de sangre, señaló su abogado. 

Sin embargo, el joven declaró formalmente en la causa que se trató de un mensaje para su ex pareja, de una cuestión de infidelidad.

Los otros dos imputados, los hermanos Kevin Alexis Guerrero, también van a declarar en las próximas horas y desligarse del homicidio de la empresaria. Informalmente, estos dos sospechosos también han sostenido su inocencia. Es más, su representante legal, Lucas Nuarte, señaló que está lejos de ser probada la participación de ellos en el crimen.

Así las cosas, serán horas decisivas para la investigación judicial. En la fiscalía están esperando el resultado de los peritajes de Policía Científica para intentar determinar si las huellas dactilares halladas en la escena pertenecen a alguno de los sospechosos. Por lo menos, el resultado de estas comparaciones no está plasmado en el expediente, coincidieron los dos letrados consultados por El Sol.

Más allá de esto, se esperan otros trabajos de los peritos. Se levantaron huellas de zapatillas y se secuestraron calzados en las propiedades que habitaban los acusados con el fin de realizar otros cotejos.

Debido a esto, el fiscal todavía no ha envidado a ninguno de los cuatro sospechosos a la cárcel y se enfocaba en tomar una serie de declaraciones. El asesinato de Norma Carleti generó un fuerte impacto con la comunidad del Valle de Uco y también de la provincia.

Se trataba de una mujer conocida en la zona y respetada empresaria ligada a negocios inmobiliarios y frutihortícolas. La mujer se encontraba en su casa de calles República de Siria y Brown cuando ingresó un grupo de sujetos.

La atacaron por el patio y le propinaron 52 puntazos, la mayoría en la espalda y cuando ya se hallaba sin vida. Lo extraño es que había dinero en la propiedad y otros elementos de valor y no se los robaron.

En la escena detectaron un Fiat 600 que huía a la hora del ataque y, luego, lo encontraron quemado. Ese vehículo, sostienen, era de uno de los hermanos Guerrero. Es más, uno de ellos estaba purgando una pena por robo en su casa, monitoreado con pulsera. A la hora del hecho, el aparato emitió una señal de alejamiento del perímetro permitido.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.