access_time 11:31
|
1 de diciembre de 2020
|
|
Policiales

Los asesinos más famosos y perturbadores en la historia Argentina

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1606830933322Los%20asesinos%20m%C3%A1s%20famosos%20y%20perturbadores%20en%20la%20historia%20Argentina.jpg
Arquímedes Puccio cuando fue detenido.

Los casos policiales que están en el inconsciente colectivo argentino tiene estos apellidos: Puccio, Barreda, Robledo Puch y Murano.

La historia criminal argentina está repleta de casos y de nombre tristemente célebres. Las crónicas policiales han sido el reflejo de historias que han conmovido a la sociedad y que, con el correr de los años, han generado un aura casi míticas en su recuerdo.

Muchas veces las características de los hechos han sido el disparador para que los medios y el público centren su atención en ellos. Muchos, llegaron al cine y la televisión. En otras ocasiones el foco está puesto en la historias de las víctimas. Pero siempre, lo que queda en la memoria colectiva es quien estuvo detrás de esos crímenes que conmovieron a la sociedad.

Los criminales más reconocidos de la historia Argentina

  

El Petiso Orejudo

Cayetano Santos Godino tiene el cuestionable honor de ser el primer asesino serial de la historia argentina. En 1912, cuando tenía 16 años, fue detenido por haber asesinado a cuatro niños durante ese año. Godino los engañaba con la promesa de comprarles caramelos, los golpeaba y los estrangulaba con un piolín que utilizaba para atarse los pantalones. A Gesualdo Giordano, de tres años le incrustó un clavo de 10 centímetros en la cabeza. Además, desde que tenía 7 años tuvo numerosos intentos de homicidios a niños y bebés y causó varios incendios.

Conocido como el Petiso Orejudo fue considerado inimputable, pero se ordenó su reclusión en una penitenciaría, por no existir instituciones en condiciones de albergarlo. Fue sometido a una operación para reducirle el tamaño de las orejas, porque se pensaba que ese era el origen de su maldad. Fue asesinado en el penal de Usuahia, cuando tenía 48 años.

 Ver también: La historia de Robledo Puch, el Ángel de la Muerte, el asesino con más tiempo en prisión

­El Vampiro de la Ventana

En los primeros años de la década de 1950 una serie de asesinatos de mujeres generaron alarma en el pueblo de Monteros, en Tucumán. La metodología se repetía en todos los casos. Las víctimas aparecían golpeadas, desangradas y con graves lesiones de mordidas en sus cuellos.

En 1953, Florencio Fernández fue detenido mientras intentaba cometer uno de esos crímenes. Fue apodado como el Vampiro de la Ventana. Tenía 18 años, problemas mentales y vivía en una cueva. También le tenía miedo al sol. En total fueron 15 las mujeres que asesinó antes de ser detenido. Fue considerado inimputable y murió años más tarde en una clínica psiquiátrica donde estaba internado.

 

El Ángel de la Muerte

Carlos Robledo Puch es, tal vez, el asesino en serie más famoso de la Argentina. En 1972 fue condenado a cadena perpetua al ser encontrado culpable de haber cometido 11 homicidios, 17 robos, 1 violación y 2 secuestros. A todas sus víctimas les disparó por la espalda o mientras dormía.

Tenía 20 años, le gustaban los autos, las motos y los boliches de moda. Cuando fue detenido su rostro agraciado causó sorpresa y se lo conoció en las crónicas policiales como el Ángel Negro o el Ángel de la Muerte. Fue condenado y hace más de 48 años que está detenido. Es el preso que más tiempo ha pasado en prisión en la historia penal argentina.

 

Yiya Murano

A fines de los '70, María de las Mercedes Bernardina Bolla Aponte de Murano era una conocida prestamista del barrio de Monserrat, en Capital Federal. Conocida como Yiya, tentaba a familiares y amigas con obtener importantes ganancias haciendo una pequeña inversión. Sin embargo, cuando los negocios comenzaron a fallar y las deudas comenzaban a inquietarla, Yiya buscó una macabra forma para eludir sus obligaciones.

Ver también: Los asesinos en serie más famosos y despiadados de la historia

Con pocos días de diferencia, una de sus primas y dos amigas fallecieron luego de padecer fuertes dolores en el abdomen y una grave indisposición. En los tres casos había dos elementos en común. A todas Yiya les debía dinero y a todas las había invitado a tomar el té con masas finas.  Más tarde la justicia confirmó que habían sido envenenadas con cianuro.

Yiya fue condenada en 1985 y tras pasar 16 años de prisión fue liberada. Para agradecerle a los jueces que participaron del proceso, les envió una caja de bombones. Falleció en el año 2014.

 

Ricardo Barreda

En el mediodía de un domingo de 1992, el odolontólogo de La Plata se convirtió en un cuádruple femicida: Ricardo Barreda asesinó a su esposa, su suegra y sus dos hijas. Luego del brutal crimen fue al zoológico, comió pizza y estuvo con su amante, antes de llamar a la policía.

En el juicio dijo que había sido víctima por años de los abusos de las cuatro mujeres, quienes lo obligaban a realizar tareas domésticas y lo insultaban.

Fue condenado a prisión perpetua, pero recuperó la libertad en el año 2011. Volvió a formar pareja con una mujer que conoció por correspondencia. Falleció en mayo del 2020.

Arquímedes Puccio

En el entierro de Arquímedes Puccio, en 2013, sólo estaban dos sepultureros y un policía. Este hombre fue el cabecilla de una banda que estaba conformaban también sus hijos Alejandro y Daniel; el militar retirado Rodolfo Franco; Guillermo Fernández Laborde y Roberto Oscar Díaz.

Fueron acusados de secuestrar y asesinar a dos rugbiers: Ricardo Manoukian y Eduardo Aulet, a pesar de que las familias de éstos habían pagado su rescate. También fueron acusados de matar al empresario Emilio Naum al tratar de capturarlo y de mantener cautiva a Nélida Bollini de Prado durante 31 días en la casa de los Puccio.

Arquímedes fue juzgado por estos crímenes y condenado a reclusión perpetua. Debido a su avanzada edad, en 2002, fue beneficiado con prisión domiciliaria. Pero, dos años más tarde fue enviado a una cárcel de La Pampa ya que se comprobó que salía de su hogar.

Mientras estuvo detenido, estudió Derecho y se recibió de abogado. En 2008, obtuvo la libertad condicional y se afincó en un barrio de General Pico, donde falleció el 3 de mayo de 2013 a causa de un ACV.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.