Coronavirus en Mendoza: 106 casos nuevos
access_time 12:33
|
7 de octubre de 2009
|
|
SEXTA CÁMARA DEL CRIMEN

Lo juzgan por asesinar de 31 puñaladas a su ex pareja

José Toro Roberto Castro comenzará a ser juzgado hoy en la Sexta Cámara del Crimen por el grave delito de homicidio agravado con alevosía. Se lo acusa de terminar con la vida de su ex mujer, Gladys Francisca Abán (31), con 31 puñaladas. El hecho ocurrió hace poco más de un año en Colonia Segovia, Guaymallén.

José Toro Roberto Castro comenzará a ser juzgado hoy en la Sexta Cámara del Crimen por el grave delito de homicidio agravado con alevosía. Se lo acusa de terminar con la vida de su ex mujer, Gladys Francisca Abán (31), con 31 puñaladas. El hecho ocurrió hace poco más de un año en Colonia Segovia, Guaymallén. Desde ese mismo día, los pesquisas tuvieron pruebas contundentes para reprocharle el brutal homicidio, y su situación está bastante comprometida desde antes que se siente en el banquillo por primera vez.


    El juicio oral y público estará presidido por Alejandro Gullé y lo integrarán Liliana de Paolis de Aymerich y Alejandro Brizuela. Asimismo, como fiscal de Cámara actuará Felipe Seisdedos y el titular de la 12ª Defensoría de Pobres y Ausentes, Jorge Martín Luque. Los investigadores del asesinato supieron desde un primer momento que estaban frente a un crimen pasional: de la vivienda no faltó ningún objeto de valor, además de la alevosía en la acción del homicida y, otro indicio fundamental, ninguno de los accesos presentaba signos de violencia.


     La víctima vivía en su casa, ubicada en el interior de una finca en la que trabajaba. Hacía poco más de tres meses que se había mudado allí, tras haberse separado de su novio y padre de uno de sus cinco hijos. empleados del predio que, según señalaron, la última vez que la vieron con vida fue el sábado 27 de setiembre a las 22, cuando ellos se fueron a una fiesta. Por causas que se intentan esclarecer, el homicida se acercó hasta la vivienda de Abán y golpeó la puerta. La mujer, al reconocerlo, lo dejó entrar, según el expediente. Luego se originó una fuerte discusión entre ambos, él sacó un cuchillo de entre sus ropas y, con saña, le dio a la víctima 31 puñaladas que le produjeron la muerte en el acto.


     La mayoría de los cortes estaban en el pecho y en el tórax y dos habían sido asestados en la yugular. Después de la feroz agresión, el asesino abandonó el lugar sin dejar rastros y llevándose consigo el arma blanca con la que ultimó a Abán. Horas después del ataque, personal de Investigaciones, bajo las órdenes del ex fiscal Alejandro Iturbide, llegaron hasta la vivienda del sospechoso y lo detuvieron. Allí, los pesquisas encontraron numerosas pruebas que lo vincularon con el hecho, como ropa y zapatillas con manchas de sangre. “El caso está casi resuelto para nosotros”, soltó un sabueso aquellos días. La situación del Toro es comprometida. De ser hallado culpable, podría recibir la pena máxima: prisión perpetua.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.