access_time 06:55
|
10 de agosto de 2018
|
Tribunales

Lo condenaron por tres robos y zafó de la cárcel por una causa "cajoneada"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1533860065553portada%20Rodriguez%20Araoz.jpg
"Santy" Rodríguez Araoz sólo estuvo 29 días en la cárcel.

Santiago Rodríguez Araoz (29) fue detenido hace menos de un mes por un asalto en el que, junto a otros sujetos, se hizo pasar por policía. Tras su captura, se le acumularon otras dos causas de vieja data. Ayer, fue a un juicio abreviado inicial pero sólo recibió una pena de tres años en suspenso, por lo que quedó en libertad.

Una llamativa situación se vivió el jueves en los Tribunales provinciales en una audiencia de prisión preventiva que desembocó en un juicio abreviado inicial, que desnudó algunas falencias de la Justicia.

El protagonista de la historia fue Santiago Jesús Lázaro Rodríguez Araoz (29), quien fue detenido en junio por ser sospechoso de perpetrar una entradera en Guaymallén, en la que un grupo de ladrones se hizo pasar por policías de Investigaciones.

Tras su captura, al acusado se le acumularon otras dos causas por robo agravado, en las que había sido investigado: una del 2012 y otra del 2015. En uno de los casos, la instrucción se dio por finalizada (el expediente más antiguo), fue elevada a juicio, pero el expediente nunca llegó a la Cámara por causas poco claras, tal como comentaron fuentes judiciales.

Ese escenario provocó que, cuando la Fiscalía de Robos y Hurtos, representada por Girma Domínguez, pactó con la defensa, el acusado terminó recibiendo una pena de tres años de prisión en suspenso, por lo que quedó en libertad tras reconocer en el juicio abreviado haber cometido los tres delitos.

Encierro fugaz

Rodríguez Araoz estuvo tras las rejas 29 días. Personal de la División Robos y Hurtos, de la Dirección de Investigaciones, lo detuvo el 11 de junio en un allanamiento en su casa de calle Ameghino al 100, en Las Heras.

La causa que motivó la medida judicial fue un asalto domiciliario ocurrido el 8 de junio en una propiedad de calle Buenos Vecinos, el distrito de Los Corralitos.

Ese día, cuatro individuos con vestimenta policial ingresaron tras patear la puerta. Manifestaron ser efectivos de Investigaciones que estaban efectuando un procedimiento y pidieron a las víctimas que se quedaran tranquilas, antes de llevarlas al baño para dejarlas aisladas de su accionar.

Los sujetos portaban pistolas 9 milímetros y uno de ellos llevaba una PA3, una pistola ametralladora de fabricación nacional. Todo hacía pensar que realmente pertenecían a la Policía.

Pero, los supuestos agentes comenzaron a sacar de la casa pertenencias de valor. Se llevaron dos televisores LED, uno de 32 y otro de 43 pulgadas, una guitarra criolla, dos equipos de música, un microondas y 5 mil pesos en efectivo. Todos los elementos fueron cargados a una camioneta Nissan Frontier celeste y luego se dieron a la fuga por Buenos Vecinos hacia el norte.

Tras casi un mes de investigación, los detectives tenían en mira el nombre de Rodríguez Araoz. Es que en la escena se levantó una huella que pertenecía a él, según se constató a través del AFIS, el sistema que cuenta con una base de registros de este tipo.

Pero, su situación se complicó cuando los sabuesos fueron a detenerlo. En su domicilio encontraron un equipo de música marca Sony, que coincidía con la descripción del que había sido sustraído en la casa de las víctimas.

Ese día también se hicieron otros tres allanamientos en lugares que solía frecuentar Rodríguez Araoz. Dos de las medidas fueron en unas propiedades en la que residen los padre de Santy, como lo llaman sus conocidos, en el barrio semiprivado Alto Challao, donde sólo secuestraron un teléfono celular.

La restante fue en la casa de unos familiares de la manzana B del barrio Juncal, donde hubo otras tres detenciones: sus primos Brandon (23) y Brian (19) y su tía, quien no quedó a disposición del expediente, sino que tenía una medida pendiente. Los jóvenes si se sumaron a los sospechosos porque se encontraron algunas armas en sus habitaciones.

Pese a eso, sólo Brandon quedó comprometido con la causa, ya que encajaba con la descripción que brindaron las víctimas de uno de los asaltantes y será sometido a rueda de personas. Por su parte, Brian quedó desligado. Ambos se encuentran en libertad actualmente.

En tanto, anteriormente hubo otro detenido. Se trata de un amigo de Rodríguez Araoz que tiene una camioneta parecida a la que utilizaron los maleantes para cargar el botín y darse a la fuga.

Sin embargo, no existían elementos suficientes para mantenerlo detenido, por lo que se le tomó una declaración informativa, que es cuado se está entre ser testigo e imputado, y quedó en libertad. También deberá someterse a la rueda de reconocimiento, indicaron fuentes cercanas al caso.

De ese modo, el Santy quedó como el único imputado en la causa, bajo el delito de robo agravado por el arma de fuego y por ser en poblado y en banda. En ese momento, la causa estaba a cargo del fiscal de Robos y Hurtos Daniel Sánchez Giol. Sin embargo, se conoció que Rodríguez Araoz estaba ligado a otros dos expedientes, también se trataba de dos asaltos.

El primero ocurrido el 12 de diciembre del 2012, un robo agravado por el uso de arma de fuego, mientras que el otro databa del 22 de octubre del 2015 y era un robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede ser probada, detallaron las fuentes.

A principios de esta semana, la tres causas se acumularon y quedaron a cargo de la fiscal Domínguez, sobre quien habían recaído los dos casos de vieja data.

El jueves, se había dispuesto que se desarrollara una audiencia de prisión preventiva contra Rodríguez Araoz, pero antes su representante legal pactó con la representante del Ministerio Público Fiscal para que todo se definiera en un juicio abreviado inicial.

Lo sorpresivo es que, pese a que sobre el acusado pesaban tres causas de robo agravado, quedaron de acuerdo para que recibiera una pena de tres años en suspenso, es decir que no iba a quedar tras las rejas.

La razón por la que se fijó una pena mínima condicional, fue que una de las causas de vieja data en las que estaba acusado Rodríguez Araoz habían sido “cajoneada” durante varios años.

Ante esa decisión bilateral, la jueza que estaba a cargo la audiencia, Alejandra Mauricio, selló el acuerdo entre las partes y condenó al Santy a tres años de prisión en suspenso.

Las fuentes de la causa explicaron que se llegó a ese punto debido a que el acusado no contaba con condenas previas, por lo que no era reincidente ni reiterante. Aunque, a Rodríguez Araoz se le fijó una serie de reglas de conducta que deberá seguir. Lo cierto es que, un ladrón condenado por tres robos regresó a las calles tras estar menos de un mes en la cárcel.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.