access_time 07:15
|
27 de noviembre de 2009
|
|
CRÍTICA DE LA SEMANA

Líderes negativos, y la casa no está en orden

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/033/462/000033462-200912ilustr2711.jpg

<b> Por Marcelo Torrez (El Sol) </b> Mendoza va camino a endeudarse para poder cumplir con sus compromisos. El proceso debió haber sido menos traumático y más responsable.

Celso Jaque, al mando de la Provincia desde hace dos años, y Julio Cobos, como vicepresidente de la Nación desde el mismo tiempo a esta parte, se han convertido en los principales responsables del actual momento político que vive Mendoza y, junto a ello, de las tremebundas penurias económico-financieras que debe padecer, en un fin de año, sin ninguna duda, inmerecido para la población.

Uno por haber llevado adelante una gestión que pareció, a la luz de los acontecimientos, no prever nunca los constantes sobresaltos por la que debió transitar hasta ahora. El otro, por haber dinamitado todos los puentes que pudo y debió haber tenido la provincia para intentar salir adelante tomando los atajos que evitarían llegar a la actual situación.

En especial, dejando de lado los elementos objetivos que llevaron a Mendoza a padecer las circunstancias propias de una crisis financiera global que tardó en llegar -pero que cuando lo hizo estremeció sus estructuras-, el principal inconveniente que ha tenido ha sido el político. Por eso Jaque y Cobos emergen como los únicos responsables, por líderes o por arrogarse la conducción de sus huestes y por el rol y posición que les ha tocado en suerte, desde lo institucional, cumplir.

Mendoza va camino a endeudarse para poder cumplir con sus compromisos. El proceso debió haber sido menos traumático y más responsable. Cuando la Cámara de Diputados aprobó el proyecto del Gobierno sin cambios, el de los 420 millones de pesos de deuda más una serie de autorizaciones para burlar la Ley de Responsabilidad Fiscal gracias al quiebre del interbloque que conforman el radicalismo y el cobismo, se selló la suerte del actual rumbo político. Porque ese interbloque demostró que tiene iguales o peores problemas internos que el PJ gobernante y porque el vicepresidente se prometió a sí mismo no dejarse doblegar, para comenzar una cruzada, de un claro tinte individual, con el fin de dar un golpe de autoridad en Mendoza y una fuerte señal hacia la Nación. Esa fue la orden que bajó en el Senado y, por eso, el frente, en esa cámara se cerró detrás de un proyecto de endeudamiento muy distinto al elaborado por Jaque. Pero ni siquiera logró un empate, y ahí está el punto de todo lo que pone en juego el vicepresidente cada vez que enfrenta una medida del justicialismo en Mendoza. Porque el resultado ha sido muy exiguo: 40 millones menos de lo que pedía el oficialismo no es una victoria, porque Jaque seguramente avanzará por otras vías para fondearse esos millones, tramitando un descubierto al Banco Nación, al cual tiene condicionado por pretender seguir siendo el agente financiero de la Provincia, con intereses mucho más onerosos que de los que se venía hablando con el empréstito. De Guatemala a Guatepeor. Pero hay más.

Cobos mandó a sus senadores a destruir un proyecto que había sido escrito por radicales y Enrique Vaquié, el técnico bombardero, apuntó contra un trabajo en el que habían metido manos radicales como Alejandro Gallego, su ex compañero de ruta cuando condujo Hacienda en las épocas de Roberto Iglesias, el diputado Daniel Vilches, la vitista Liliana Vietti y el cornejista Martín Kerchner. Un dislate. O quizás no. Quizás responde a la voracidad de la política mendocina que termina fagocitándose a sí misma, autoingiriéndose.

La oposición cobosradical, errática y corriendo a tientas, demostró ser tan poco confiable como lo es hoy el oficialismo gobernante. Ni siquiera la vocinglería de Fayad frenó las ansias del vice de intentar acabar con el proyecto de nueva deuda.

La historia no ha terminado. El lunes, la media sanción del Senado, con los cambios, volverá a Diputados. A las 18 está prevista la sesión. Es muy aventurado adelantar un pronóstico de lo que pueda llegar a ocurrir allí, máxime si se tiene en cuenta que hubo denuncias de cobistas contra radicales de haber canjeado sus votos positivos a la norma por algún beneficio propio, reeditando un episodio lamentable vivido por la misma Legislatura cuando trató, durante la gestión de Cobos, la que sería la nueva Ley de Transporte, con la compra de los colectivos incluida.

Pero hay un indicio que puede explotarse un poco más. En la madrugada de ayer, mientras el Senado debatía el proyecto, Jorge Tanús, el presidente de la Cámara de Diputados, y los radicales Vietti y Vilches, junto a los gansos Sánchez y Pradines, especulaban con insistir, el lunes en su cámara, con el proyecto que habían sancionado. Tironeo interminable.

Mientras, el gobierno de Jaque deambula casi a gatas en este cercano fin de año. Varios de sus ministros lucen cansados y desanimados. Saracco, en Salud, a quien hace menos de un mes el gobernador le pidió que continuara al frente del área, está con más ganas de irse que de continuar. Desde su casa le han sugerido que por los 6.000 pesos que gana no vale la pena lidiar con el cuñado Landete ni con buena parte de los directores del ministerio, que no se mueven ni para llevar expedientes de un lugar a otro. El incendio del Notti, el aire acondicionado de ese hospital al que no se le hacía mantenimientos desde hacía ocho años más los gritos y estruendos de los estatales conducidos por Raquel Blas e Isabel del Pópolo lo invitan a renunciar. "Con dos guardias en el Coordinado saco lo que gano acá, esto no se justifica", maldice por lo bajo. Pero Jaque le pide que no lo deje.

No es el único con problemas. Mario Adaro, en Gobierno; Silvia Ruggeri, en Desarrollo, y Carlos Ciurca, en Seguridad, han tenido sus momentos de luminosidad, pero también se han venido apagando. Adaro fue castigado por ambicioso, y ahí anda, caminando sin hacer ruido; Ruggeri nunca logró pasar la línea de distancia que le pintaron en el cuarto piso por su pertenencia a los azules y, encima, su cargo es pretendido por Ciurca, a quien se lo intentó proteger como posible candidato al recambio en el 2011 en un proceso que se frenó por sus "excesivas" condiciones, como la de pedir en su lugar en Seguridad a su partenaire Eduardo Bauzá.

Ni siquiera la cercanía del fin de año, la necesidad de calmar el ritmo frenético de la virulencia y la crispación y algunos días de descanso traen algo de sosiego y de buen criterio. Ni siquiera.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.