access_time 21:23
|
1 de diciembre de 2019
|
|

Delitos Contra la Integridad Sexual

Liberaron al hijo de un bodeguero acusado de abuso

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15627721493081%20IMG_3996.jpg
La audiencia se hizo el viernes en los Tribunales provinciales.

Así lo decidió el juez Diego Lusverti, que además cambió la calificación de abuso gravemente ultrajante a abuso simple. Las pruebas que motivaron la decisión del magistrado.

La Justicia liberó el viernes al hijo de un reconocido bodeguero mendocino que está acusado de abusar de una joven en Ciudad. Este accedió al beneficio después de que el juez Diego Lusverti, del Tribunal Penal Colegiado Nº1, hiciera lugar al pedido de la defensa de cambio de calificación, que pasó de abuso sexual gravemente ultrajante a abuso simple.

Al tratarse de un delito de menor penalidad –va de 6 meses a 4 años– y no tener el sospechoso antecedentes, el magistrado no dudó en otorgarle la libertad.

Eso sí, Lusverti le puso como condiciones que no puede salir de la provincia y fijó una restricción de acercamiento a la víctima.

El expediente, liderado por la fiscal de Delitos Contra la Integridad Sexual María de las Mercedes Moya, se inició en mayo, luego de la denuncia que radicó una joven.

La misma describió que el acusado abusó de ella mientras estaban haciendo un after en el departamento de un amigo, ubicado en la Peatonal Sarmiento.

Según el expediente, la chica se encontraba en el lugar, al que luego llegó el imputado junto con unos amigos.

Lo cierto es que, esa madrugada, los invitados se fueron retirando, y quedaron en el lugar sólo el propietario del departamento, su novia, la denunciante y el joven denunciado, ya que habían estado viendo una película.

Cuando la pareja se fue a dormir, los dos jóvenes quedaron solos y se durmieron uno de cada lado de un sillón de grandes dimensiones.

La muchacha relató ante la Justicia que cuando se despertó observó al imputado lamiéndole el pantalón sobre la zona genital e intentando meter un dedo a través de un agujero que tenía en la prenda. Ante esa situación, ella le dio una patada y el joven se retiró.

Por su parte, en su versión, el acusado sostiene que jamás realizó tales acciones y que sólo se había quedado dormido con la cabeza a la altura de la cintura de la joven, por lo que pudo haberla babeado.

Justamente, los peritajes que se le efectuaron al pantalón de la joven arrojaron que había saliva del sospechoso en la zona posterior superior, lo que coincide con su versión.

Con respecto al cambio de calificación, el juez consideró que no hubo ningún tipo de sometimiento por parte del acusado, teniendo en cuenta la reconstrucción realizada por la Fiscalía, razón por la que no consideró que se constituyera un abuso gravemente ultrajante, aunque la denunciante se haya encontrado dormida, explicaron fuentes judiciales.

Incluso, Lusverti le llamó la atención a la Fiscalía porque los últimos juicios que realizó ese tribunal y que ingresaron con esa calificación, terminaron con condenas por abuso simple.

Mas Noticias:

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.