access_time 12:02
|
21 de septiembre de 2020
|
|
Astrología

Liberarnos para renacer como la primavera

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1600697519723Perseveranci.jpg

Aún cuando el término creencia limitante es cada vez más conocido en el lenguaje cotidiano pseudo psicológico y su expresión es bastante explícita, pocos se detienen a revisar en su día a día cuáles son las verdades asumidas que le dificultan la vida. Una creencia es una idea de como funciona el mundo o un sistema o nosotros mismos, categorizada como verdad, y el apellido de limitante viene dado porque esta idea con categoría de verdad nos impide alcanzar un objetivo propuesto o un mejor estado de bienestar. Explicado de forma más simple una creencia limitante es el término que utilizamos para referirnos a lo que sucede tras bambalinas en nuestro mundo cuando tenemos dos ideas que no encajan y no tenemos el valor o la claridad para llevarlas al ring y hacerlas pelear del todo.

Creencias limitantes hay muchísimas y cada persona debe identificarlas. La mayoría nace de una base familiar o social heredada o de un pasado propio; sin embargo, cada persona al igual que una franquicia la ajusta a la realidad de su mercado. Es decir cada individuo la hace propia, por ejemplo, todos podemos identificar ciertos mandatos como "quien persevera es recompensado" "el trabajo duro siempre es premiado", "a quien madruga, dios lo ayuda", pero para que estas frases dejen de ser simples refranes, cada uno de nosotros le agrega una pisca de historia, un hecho, una experiencia propia o ajena y de esta forma se transforma el mito en verdad.

Confundir perseverancia con sacrificio es uno de los mayores errores que podemos incurrir los seres humanos, del cual no nos percatamos porque andamos por la vida dormidos como autómatas sin parar un segundo a ver el cuento que vamos creando. Cada uno puede buscar en su propia lengua cuales son las diferencias entre estas dos palabras de vital importancia, para mi es bastante sencillo: sacrificio es perseverar con dolor. No digo que a veces no sea necesario el sacrificio, sólo aclaro que no es factible sostener el dolor por un largo tiempo y cuando un acto implica un sacrificio es conveniente evaluar bien la recompensa que espero y el precio que estoy dispuesto a pagar.

Hasta aquí parece ser bastante analítico y racional el identificar una creencia limitante; pero no todo es miel sobre hojuelas. ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar una creencia limitante? la respuesta es simple, porque cómo toda buena historia, si no tiene emoción no tiene sazón. Todo lo que grabamos en nuestra memoria, en nuestra piel, es porque de alguna forma nos emocionó. He aquí la dificultad: una creencia limitante, debajo de la capa racional esconde un sentimiento limitante. No es la idea en sí la que debemos trabajar sino más bien el sentimiento que resguarda.

No todos estamos dispuestos a perseverar, ni mucho menos a sacrificarnos, pero sí todos estamos dispuestos a vivir bien y asegurar un bienestar a quienes amamos. Cuando somos leales al sacrificio de una vida de esclavitud laboral, no estamos siendo leales a la estupidez o la falta de valentía, estamos siendo leales a quienes amamos. Hemos mezclado peras con manzanas y no nos hemos dado cuenta.

Dicen que del amor al odio hay sólo un paso, y probablemente así sea. Pero no es un gran paso traumático que damos de una vez, es una marcha silenciosa de pasos que damos a diario. Reconocer una creencia limitante y reconocer el sentimiento limitante que alberga es como ir al baño: nadie lo puede hacer en tu reemplazo y es natural porque es parte del comer. Cuestionar mis verdades, y eliminar las que ya no son necesarias, es parte esencial para que fluya la vida.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.