access_time 07:47
|
5 de noviembre de 2014
|
|
Día para debatir

Ley de Educación: poco interés por el debate

<p>El debate del proyecto ser&aacute; en todas las escuelas y niveles de la provincia el viernes. No habr&aacute; clases.</p>

“No tengo ni idea”. La frase se repitió ayer entre papás y algunos docentes consultados por El Sol sobre la jornada que se hará el viernes en todos los colegios de la provincia para debatir el proyecto de la nueva Ley provincial de Educación.

De esta manera, se dará fin a un proceso de consultas que se realizó con diversos organizaciones, sectores sociales, sindicales y universitarios para tratar y, eventualmente, aprobar la norma que lleva más de seis años de discusión en la Legislatura.

Desconocimiento total. En un grupo de papás cuyos hijos asisten a diferentes escuelas, niveles y modalidades de la provincia, primó la falta de información y, en muchos casos, de interés por el debate del viernes.

“Necesitamos un cambio pero sobre la base de un debate que se dé desde la información, que hoy no tenemos”, indicó el papá de Darío Jofré, de la comunidad huarpe de Lavalle. Reconoció, asimismo, que su hijo, quien cursa en secundaria, le avisó sobre la suspensión de clases pero sin explayarse en el porqué.

No obstante, se mostró preocupado por la falta de información que, entiende, tienen varios papás de las escuelas del secano, y afirmó que el sábado comenzaron a pulir un poco esa carencia: “Nos reunimos con el director de la secundaria de San José y él nos habló de los cambios curriculares que habrá el año que viene, pero fue sólo algo informal”, destacó.

Asimismo, adelantó que existirán más reuniones al respecto, permitiendo revisar la modalidad que adquieren los adolescentes al terminar la escuela, la cual está orientada al turismo. “Esto también requiere un cambio”, dijo Jofré.

Mauricio tiene dos hijos: una nena de 13 años y un nene que va a la primaria, y si bien sabía que el viernes no van a tener su cursado normal, ignoraba los motivos. “Ni ellos saben por qué no van a ir a la escuela”, dijo, indignado. “Es una pérdida de tiempo, si todo está mal, nada mejora, no pueden suspender un día de clases por esto”, dijo y agregó: “El Estado funciona así, mal, para qué vamos a ir a debatir si todo va a seguir igual”.

No fue el único papá descreído y desesperanzado con la jornada de debate. Patricia, quien tiene una nena de 10 años, afirmó: “Es un día perdido, porque, como mamá, sé que nadie me va a escuchar ni se va a tomar en cuenta mi opinión para agregar en el proyecto de ley”. Según la mujer, ni los propios docentes son tenidos en cuenta a la hora de dar sus opiniones.

“El viernes tengo otras cosas que hacer y no puedo ir a la escuela, pero si pudiera, iría, aunque sé que sería en vano”, comentó Patricia. Dijo, también, que no sabe de qué se trata el proyecto de Ley provincial de Educación. “Pese a que escuché hablar, no me interioricé, porque es más de lo mismo, nada va a cambiar, es igual que cuando hacen las otras jornadas docentes: ningún cambio propuesto se aplica”, dijo. Lo relevante para ella es que su hija “va a perder” un día de clases que después es muy difícil que pueda recuperar, indicó.
A la lista de papás disconformes se sumó Graciela. Tiene una hija de 16 años en una escuela privada de Capital y fue ella quien le avisó que no iba a tener clases al finalizar esta semana. “Está contenta pero ni sabe por qué no hay clases”, dijo la madre, al tiempo que aseguró no saber de qué se trata la propuesta de nueva legislación. “No sé en qué instancia está la ley, pero me gustaría saber”, reflexionó.

Los docentes, divididos. Mónica es maestra de séptimo grado de la escuela Fader en Godoy Cruz y es quien demostró más interés en el debate del viernes, porque quiere brindar su opinión, proponer cambios y recibir respuestas: “El proyecto de ley marca cambios grandes, especialmente en la secundaria, y lo sé porque lo hemos estado hablando en la escuela”, contó.

Sin embargo, habló de una “consulta” (entre comillas), porque, según entiende, “ya está todo armado, ya existe el ok de la mayoría”. Y adelantó que debatirá por el presupuesto –uno de los temas sensibles de la norma– y brindará su visión sobre el porcentaje por zona que reciben los docentes de acuerdo con la escuela en la que brindan clases.

“En los barrios complicados, como este (Pablo VI), ese porcentaje es de 20%, y yo estimo que debería ser de 40% por lo menos”, indicó, al tiempo que recordó que este tema está pendiente de “una paritaria anterior que nunca tuvieron en cuenta”.

Mónica evaluó que, aunque existen ganas de debatir, ni ella ni sus compañeras están interiorizadas de la situación que vivirán el viernes, principalmente, porque no tuvieron los espacios para debatir antes”. Además, resaltó la idea de que se suspendan las clases y también aclarar: “No sólo nos movilizamos para pedir aumento de sueldo”.

Otra maestra de una escuela de Godoy Cruz –con 33 años de experiencia, quien pidió reserva– opinó de la jornada y aseguró no tener idea del contenido del proyecto de ley. Sí aclaró que desde el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) fueron convocados a reuniones informativas a las cuales no pudo asistir. “No tenemos información sobre las modificaciones que propone el proyecto, hasta acá no ha llegado nada como para ver y evaluar de qué vamos a hablar en la jornada. No nos podemos sentar a discutir lo que no sabemos”, dijo.

Aunque confirmó poca expectativa, dijo que le parece bien que se realice el debate. “Espero que nos escuchen, pero no tengo fe en que la verdad sea oída”, resaltó. Según dijo, las escuelas y la educación están afectadas por la mala inversión. “Sabemos que hay plata, pero mal manejada”, agregó.

Mario López es docente de secundaria y miembro del sector Marrón (opositor) del SUTE. Dijo que los borradores del anteproyecto tienen cosas graves, entre ellas, el financiamiento para educación y la evaluación a docentes y directores. “Es con el fin de disciplinarlos cuando sabemos bien qué escuela anda bien y cuál anda mal”.

También dijo que, a tres días del debate, no se sabe con exactitud qué se va a tratar, además de expresar su disconformidad porque no se incorporó en los borradores el problema de los docentes en zonas conflictivas “y es una necesidad”. Según el profesor, falta debate y tiempo.

“Trabajaremos día y noche”. La titular de la Comisión Bicameral de Educación, Lorena Saponara, fue optimista una vez más y reiteró lo que en entrevistas anteriores a este medio dijo: “Soy optimista, es posible tener la ley este mes y para eso vamos a trabajar día y noche”.
Según comentó, está todo para que se apruebe el proyecto, finalmente, luego de más de seis años de debate. Para esto, se armaron los debates con diferentes sectores sociales y buscaron acaparar la atención de los medios de comunicación.

“Por eso, no entiendo que todavía haya gente que no sabe qué va a pasar el viernes”, dijo la legisladora oficialista, quien evaluó como muy positivo el resultado de las demás jornadas de análisis que se hicieron en las que participaron también universidades. “Es verdad que hay posturas diferentes e ideológicas, pero es bueno, porque buscamos tener la mejor ley”, añadió.

Qué pasará el viernes. La Comisión Bicameral de Educación presentará el proyecto con 190 artículos y una propuesta con preguntas que deberá llegar a todos los docentes y que se puede encontrar online en la página web de la Legislatura.

Además, el SUTE se presentará con sus delegados departamentales con un documento que refleja la posición del gremio sobre puntos clave, como el sistema de evaluación y el financiamiento.

“Está contemplado en el anteproyecto lo que nosotros pedimos, es decir, destinar 8% del Producto Bruto Geográfico y no menos de 35% del Presupuesto provincial”, ratificó Liliana Chávez, secretaria gremial de SUTE.

Los docentes, así, podrán expresar sus dudas y hacer preguntas que, luego, de acuerdo con Chávez, deberán ser enviadas por las propias escuelas al Gobierno y al gremio para que sean incorporadas en el proyecto de ley: “Queremos que las escuelas eleven todas las conclusiones”.

Puntos clave.

- La propuesta de la Nueva ley de Educación, al momento de ser presentada en el 2012, comprende cuatro niveles: educación inicial, primaria, secundaria y superior, y dispone la obligatoriedad educativa desde la sala de 4 años hasta la finalización de nivel secundario.


- La educación inicial está constituida por los jardines maternales (para niños de 45 días a 2 años inclusive) y los jardines de infantes (para niños de 3 a 5 inclusive): los dos últimos años son obligatorios.


- Este proyecto incorpora también la obligatoriedad para el secundario.


- Se prevé la educación técnico profesional; artística; especial; permanente de jóvenes y adultos; rural; educación en contexto de privación de la libertad; domiciliaria y hospitalaria, y educación en escuelas hogares.


- Se estipula la educación de jornada extendida y los derechos y deberes de padres, alumnos y docentes.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.