access_time 17:11
|
3 de agosto de 2006
|
ESCÁNDALO ENVUELVE A LA LEGISLATURA

Legisladora imputada por malversación

La Justicia acusó a la justicialista Esther Pedernera por desviar fondos públicos y por estafas. El fiscal Eduardo Martearena pedirá su desafuero para investigar a fondo

       La Justicia imputó por malversación de fondos a la senadora justicialista acusada de haber usado viáticos y pasajes de manera irregular. Además, le achacó estafas reiteradas en cuatro hechos relacionados con pasajes y gastos que la legisladora atribuyó a sus colaboradores. El fiscal de Delitos Complejos Eduardo Martearena dictaminó que Esther Pedernera utilizó fondos públicos de manera irregular y pedirá a las autoridades de la Cámara de Senadores el desafuero de la legisladora para poder investigar a fondo. Sin embargo, el presidente del bloque justicialista en la Cámara,


      Raúl Guerra, advirtió que no se necesita el desafuero para poder avanzar en la investigación. Martearena también imputó a la legisladora por haber intentado cobrar el sueldo a su secretario privado, el denunciante Carlos Aciar. El vicegobernador Juan Carlos Jaliff confirmó que recibió el oficio del juez ayer por la tarde e, inmediatamente, ordenó que se notificara a la legisladora. Jaliff no quiso opinar sobre la actitud de la legisladora, pero confirmó que no hace falta el desafuero para que pueda ser citada a declarar ante la Justicia.


        Según fuentes judiciales, a Martearena lo terminaron de convencer los últimos testimonios tomados la semana pasada. Por los pasillos tribunalicios desfilaron Patricia Sánchez, asesora de Pedernera, y Carlos Aciar, quien, con su acusación, hizo disparar la investigación contra la legisladora. El 12 de julio, Aciar le exigió por escrito al vicegobernador Juan Carlos Jaliff que le dijera quién había ocupado pasajes y viáticos que figuraban a su nombre, ya que que él no había salido de la provincia en el último año y medio, por lo que nunca gastó el dinero que se le atribuye como gastos para viajes a San Luis y Buenos Aires. El pedido de Aciar desató un escándalo en el edificio legislativo y echó un manto de sospecha que ahora la Justicia deberá desenmarañar.


MALESTAR.


        En los últimos días, los justicialistas no lograron esconder el malestar con esta senadora, porque no sólo deja al descubierto que podrían existir otros casos similares, sino que desnuda la situación financiera de la mujer. La senadora tiene cortada la línea del celular por una deuda que mantiene con la empresa prestadora del servicio, la que asciende a 480 pesos. Además, no ha rendido 490 pesos de viáticos utilizados y 81 pesos de pasajes, por lo que tiene bloqueadas las cuentas en la Cámara desde el 22 de febrero.


      Pero lo que es más llamativo es que, según fuentes legislativas, en su bono de sueldo figura que cobra cero pesos, y no porque sus haberes sean tales, sino porque tendría el salario embargado por deudas que mantiene desde hace tiempo.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.