access_time 21:02
|
21 de agosto de 2006
|

Lecciones militares para Israel

Expertos en política árabes coinciden en que el Estado de Israel no podrá nunca más utilizar la fuerza para ?pisotear? a su vecinos. Hezbolá ha atacado el interior de Israel como nunca antes.

    Los escasos resultados obtenidos por el ejercito israelí en su guerra contra la milicia chií libanesa Hezbolá vaticinan el fin de 60 años de la teoría que decía que Israel era invencible frente a las fuerzas armadas de los árabes. Expertos árabes han dicho a Efe que los “desilusionados israelíes” deben ahora comprender que el ejército ya no les garantizará más la seguridad ni les permitirá “vivir en paz pisoteando a sus vecinos árabes”.

    “Creo que la guerra en Líbano ha ocasionado una situación sin precedentes en Oriente Medio, dado el resultado de los anteriores conflictos bélicos entre árabes e israelíes”, subrayó Mohamed Masalha, jefe del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Jordania. Mashala cree que “se ha creado una realidad única, teniendo en cuenta la duración del conflicto y las armas sofisticadas usadas (por Israel) y el hecho de que la fuerza de una guerrilla (Hezbolá) haya tenido éxito en hacer frente a un poderoso ejército”.

    El académico recordó la capacidad demostrada por Israel al derrotar a varios ejércitos árabes en cinco guerras, incluida la de los “Seis Días”, en 1967, cuando ocupó los Altos del Golán sirios, la franja de Gaza a Egipto, y la Cisjordania de Jordania en menos de una semana. “Considero que las partes deben obtener una lección de lo que ha sucedido: no habrá más un ejército invencible o un Estado inmune, porque cualquier arsenal ha llegado a ser inadecuado para garantizar la seguridad”, subrayó Masalha.

    Según él, los israelíes “deben estudiar seriamente los resultados de esta nueva guerra para concluir que la ‘política del garrote’ no funcionará más y que una paz negociada, justa y permanente es indispensable”. Ese punto de vista es compartido por Mohamed Abdul Salam, experto del departamento militar del Centro de Estudios Estratégicos del diario egipcio Al Ahram, el de mayor tirada en Egipto y el mundo árabe. “Pienso que tanto israelíes como árabes deben estar ahora defraudados respecto a la (otrora) supremacía militar israelí y la inferioridad árabe en el campo de batalla”, dijo Salam.

    A su juicio, los israelíes “deben comprender que lo que está en juego ahora son los equilibrios de la seguridad, que significa que el ejército no decidirá más la seguridad y la inmunidad de un país”. Salam sostuvo que la milicia Hezbolá “ha logrado un éxito que se refiere a un campo de batalla limitado”, por lo que el resultado de la guerra “no ha de ser exagerado”, sino que debe ser objeto de un profundo análisis. “Hezbolá consiguió golpear en el interior del territorio israelí por primera vez. Además de poner en riesgo la seguridad e inmunidad del país, causó la parálisis del ejército”, aseguró Salam.

    El estudioso cree que el modelo de la milicia chií puede ser copiado en otras zonas si Israel no devuelve los territorios ocupados a los países árabes a través de la negociación. Por su parte, el renombrado político y estudioso kuwaití Abdulá Nafisi cree que el resultado de la guerra entre Hezbolá e Israel equivale al “renacer de la nación árabe” y destacó que en Oriente Medio, el fin de la contienda ha sido interpretado, casi de forma unánime, como la primera derrota militar de Israel.

    En su opinión, “se está configurando un Nuevo Oriente Medio, pero no de acuerdo a lo especificado por (la secretaria de Estado de EEUU) Condoleezza Rice”, en referencia a la idea norteamericana de que la victoria de Israel y la eliminación de Hezbolá facilitarían la implantación de su proyecto regional.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.