access_time 14:30
|
9 de mayo de 2007
|
|
SAN MARTÍN

Le metieron un culatazo y lo acuchillaron

Lo sorprendieron mientras dormía. No descartan que sea un crimen pasional.

    Un hombre de 27 años fue asesinado durante la madrugada de ayer en su domicilio del barrio Venier de San Martín. La víctima, identificada como Juan Marcelo Azcurra, se encontraba durmiendo en el domicilio con su pareja, Yaquelina Luna, y cuatro chicos, aunque los dos agresores sólo atacaron al hombre de una manera tan brutal que, cuando llegó la ambulancia, Azcurra ya había fallecido. La causa está en manos del Juez de Instrucción de San Martín, Ricardo Schultz, y se la caratuló como homicidio simple. El magistrado no descarta que se trate de un crimen pasional –dado que la concubina de Azcurra está divorciada– o de un ajuste de cuentas.

VIOLENTO. El reloj marcaba las 2.30 y, en la humilde vivienda de ese barrio del Este, ubicada en la esquina de las calles 5 y 20, el hombre, su pareja y los cuatro niños dormían plácidamente. Repentinamente, un ruido seco y estruendoso los despertó: la vieja y débil puerta que daba a la calle y a la que trababan con una silla para que no pueda ser abierta desde afuera había sido violentada de un puntapié, que destrozó la silla y permitió que dos sujetos desconocidos ingresen desaforadamente. “¿Acá vive Marcelo Azcurra?, ¿Quién es Marcelo Azcurra?”, preguntaron varias veces, a los gritos, mientras enfilaban hacia el cuarto de los niños.

    Alarmado por la situación, pero más aún por lo que estos misteriosos visitantes podrían hacerle a los menores,Azcurra se identificó desde su habitación, por lo que los atacantes cambiaron de rumbo y se dirigieron hacia donde él estaba. Sin dejarlo siquiera levantarse de la cama, los agresores hicieron a un lado a Luna, que compartía el lecho con Azcurra, y le asestaron al hombre un culatazo, según relató después la mujer. Uno de los agresores –rubio, no muy alto y “medio gordito”, como los describió Luna– llevaba una escopeta con caño recortado y fue él quien le asestó el culatazo.

   Acto seguido, el otro delincuente –alto, flaco y morocho– sacó el cuchillo que llevaba y le propinó tres puntazos en la zona del tórax. Con Azcurra malherido, su pareja observando todo a un costado de la habitación y los cuatro menores sin entender, siquiera, qué pasaba, los delincuentes abandonaron la vivienda sin llevarse nada, lo que acrecienta las sospechas de que podría haberse tratado de un ajuste de cuentas o de un homicidio por encargo. Desesperados, algunos vecinos llamaron a una ambulancia pero, cuando la unidad llegó, ya era tarde: Azcurra había muerto a raíz del brutal ataque.

HIPÓTESIS. El hombre tenía 27 años y de una situación humilde. Trabajaba en lo que podía y se las rebuscaba haciendo changas. Desde hacía poco menos de tres años estaba en concubinato con Luna, quien, a su vez, se encontraba divorciada desde hacía tres años. Una de las hipótesis que manejaban los investigadores durante la mañana de ayer, y que no fue descartada por el juez Schultz, era la de un crimen pasional o asesinato por encargo. Esto se debe a que la situación del matrimonio anterior de la mujer y la actual relación con Azcurra dejan una puerta abierta para pensar en un supuesto ataque de celos de su ex marido.

    Sin embargo, la propia mujer indicó que no ha existido encontronazos o incidentes con él y que, incluso, es él quien vive con los hijos que tuvieron mientras estuvieron casados. Por su parte, la madre de la víctima, María Luisa Savate, reclamó ante los medios, por el esclarecimiento del crimen de su hijo. Otra de las alternativas es la de un ajuste de cuentas. Esto se refuerza por las características del violento ataque, así como también el hecho de que los agresores no se hubieran llevado nada ni golpearan a otro ocupante de la casa.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.