En vivo: Boca enfrenta a Unión en Santa Fe
access_time 23:35
|
22 de mayo de 2007
|
|
SEXTO JUZGADO CIVIL

Le disparó en plena clase y la DGE deberá pagar $18.000

Así lo determinó la Justicia. El hecho sucedió en el 2002, mientras los jóvenes cursaban Matemática en una escuela de Godoy Cruz.

    De vuelta a clases. Corría el 20 de mayo del 2002 y los alumnos de segundo año del polimodal de la escuela 4-068 Profesor Atilio Anastasi, en Godoy Cruz, tenían que dar una lección ante la profesora de matemáticas. Todo siguió su curso normal, hasta que uno de los muchachos –se reserva su identidad por tratarse de un menor– se paró frente al aula, dio su examen y, al regresar, recibió un disparo de su compañero de banco, quien lo hirió en la pierna con un arma calibre 22. Ahora, el Sexto Juzgado Civil resolvió condenar a la Dirección General de Escuelas (DGE) a pagar 18.000 pesos a la familia del joven, quien había demandado al organismo de Gobierno por 40.000 pesos.

EL EPISODIO. Mientras los alumnos se encontraban en clase de matemáticas, la víctima se paró para dar una lección frente a sus compañeros y, al volver a su lugar, recibió un balazo en la pierna. El agresor fue el chico que se sentaba su lado. Luego del impacto de se herido, el joven fue trasladado por las autoridades del establecimiento educativo al Centro de Salud 168 de Godoy Cruz, desde donde lo derivaron al Hospital Lagomaggiore.

   A ese centro asistencial arribó con una herida de arma de fuego, con orificio de entrada sin salida, y se determinó que el proyectil estaba alojado en la pierna y no podía ser extraído, ya que existía grave riesgo de daño a los músculos. Así, la médica que lo atendió le dio el alta a los pocos minutos, asegurando que la bala se encapsularía con el tiempo.

    Las autoridades de la escuela nunca negaron lo sucedido ante la Justicia, aunque argumentaron que se trató de un hecho accidental sin que mediara violencia, amenaza o discusión. Asimismo, agregaron que se tomaron todas las medidas de atención para con el alumno, impugnando los montos reclamados por la familia de la víctima y fundándose en que se trató de un hecho fortuito.

TESTIMONIOS. Según manifestaron algunos de los alumnos que estaban presentes en el curso el día del hecho, al joven que portaba el arma “se le escapó el tiro”. Según el relato de uno de ellos, que consta en el expediente, explicó que la víctima estaba conversando con el agresor. Este último abrió su campera para mostrarle el arma que llevaba consigo y en ese momento se disparó. Respecto del muchacho que gatilló el calibre 22, el testigo puntualizó que su compañero llevaba el arma porque lo habían asaltado varias veces los días anteriores y tenía miedo de que le volviera a suceder. Además, este chico apuntó: “Siempre se escuchó que había estudiantes armados” que iban a la escuela, ubicada en el barrio Dolores Prats de Huisi.

LA SUMA DEMANDADA. Los padres del joven herido reclamaron a la DGE, mediante la Justicia, el pago de 15.000 pesos por incapacidad física y psicológica, ya que su hijo sufría dolores al caminar y tenía dificultad para realizar deportes, 10.500 pesos por incapacidad psíquica y 14.500 pesos por daño moral. Ante esto, la Justicia determinó que,“teniendo en cuenta que la incapacidad física –sufrida por el chico luego del disparo– es mínima, se le otorgará el monto de 10.000 pesos más el interés de cinco por ciento anual desde el día del hecho hasta la sentencia”.

    Es decir, 2.500 pesos más. En lo que respecta al daño moral demandado por la familia, los magistrados consideraron que, como “la vida de la víctima no estuvo en peligro, no permaneció internado y ya se encuentra resarcido el problema psicológico, el monto pedido resulta excesivo”. Por esto, la DGE deberá pagar 5.000 pesos más intereses.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.