access_time 15:39
|
9 de septiembre de 2006
|
|

VIOLENCIA ESCOLAR

Le dieron una paliza a una compañera

Fue en la puerta del colegio Nicolás Avellaneda. La víctima fue una chica de 14 años. La causa serían celos y envidia. El padre hizo la denuncia judicial.

    Una adolescente de 14 años fue golpeada con ferocidad por un grupo de veinte menores, todas compañeras de colegio y algunas del mismo curso al que asiste la víctima. Las causas habrían sido celos y envidia. La agresión que sufrió Ludmila Peralta se produjo en el mediodía de ayer, en la esquina del establecimiento educativo donde habría comenzado una historia de discusiones, amenazas, la que finalizó con una patota que golpeó a la alumna de 9º año del colegio Nicolás Avellaneda.

    La adolescente sufrió una lesión en el tabique nasal, traumatismo en el tórax, escoriaciones en diferentes zonas del cuerpo y desprendimiento de parte del cabello, según lo confirmaron los médicos que la atendieron. La menor fue asistida en los primeros momentos por la empresa de emergencia que cubre la asistencia médica del colegio Avellaneda, y luego por profesionales de la Clínica Santa Rosa. En este caso tomó intervención personal policial de la Comisaría 27ª de Godoy Cruz, donde ayer a la siesta, Marcelo Peralta, padre de Ludmila, hizo una denuncia por agresiones y amenazas de muerte.

ADVERTENCIA. A la hora de la salida del turno mañana, cerca de las 12.45, Ludmila estaba por tomar el colectivo en la esquina de San Martín y Maipú, en Godoy Cruz, para dirigirse hasta su casa en Carrodilla, Luján de Cuyo. La chica de 14 años, según palabras de sus padres, ya había sido advertida por un grupo de alumnas del colegio, que la iban “a cagar a trompadas”, por lo que Marcelo Pacheco le pidió a uno de sus hijos, Lisandro, de 18 años, que fuera a buscar a su hermana a la salida de clases.

    Pero ni la presencia de este joven, quien estaba junto a un amigo de 19 años, impidió que el grupo de agresoras, cerca de 20 chicas de entre 14 y 17 años, golpearan a Ludmila, su hermano y el otro muchacho. Una profesora de Historia al ver lo que pasaba en la esquina de la escuela, intentó detener a las menores, que pateaban a su compañera, y logró calmar un poco a las agresoras. En ese momento la patota –que sumó a la violenta escena a algunos chicos que golpearon al hermano y al amigo de Ludmila– empezó a dispersarse, ante la mirada de transeúntes y conductores que pasaban por San Martín y Maipú de Godoy Cruz.

    La víctima logró refugiarse en el colegio, no sin antes escuchar estas palabras de una de sus agresoras: “El martes vengo con un chumbo y te doy vuelta”. El padre de la menores comentó que el director del turno mañana del colegio Nicolás Avellaneda, Daniel Gelardi, le prometió que iba a tomar las medidas necesarias para identificar a quienes golpearon a su hija. Pero los padres de esta joven piensan que su hija deberá cambiarse de colegio, ante la evidente violencia que padeció Ludmila por parte de chicas que comparten su aula y otras que pertenecen a la misma institución.

LAS CAUSAS. De acuerdo a trascendidos, la causa de la golpiza habría sido los celos que algunas de las compañeras le tendrían a Ludmila. Además, era una alumna nueva en el colegio y nunca habría sido aceptada por sus pares. El Sol intentó dialogar con las autoridades del establecimiento, pero el director del turno tarde aseguró que él no podía dar datos, ya que desconocía la situación ocurrida al mediodía.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.