access_time 21:20
|
9 de octubre de 2019
|
Investigación y peritajes exitosos

Las "roba carteras" complicadas por un celular incautado en el Sur

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1570666482286Peruanas-robo-tarjeta-1-696x382.jpg
Las sospechosas tras ser detenidas en Guaymallén y trasladadas a San Rafael. (Gentileza Diario San Rafael)

Se trata de dos mujeres que cumplen una condena por hurto y estafa en San Rafael y quedaron complicadas en otro hecho gracias a que revisaron su celular. El primer caso permitió conocer que habían robado en un bar de Ciudad. Quedaron filmadas.

Dos ciudadanas peruanas quedaron detenidas el viernes 12 de julio en las inmediaciones Estación Terminal de Omnibus de Mendoza (ETOM), en Guaymallén. Policías las interceptaron tras ser denunciadas por el robo de una tarjeta de crédito en San Rafael, adonde habían ido a visitar a una amiga en la cárcel. Esa pesquisa iniciada en el Sur provincial permitió descubrir que las mujeres habían actuado en otro hecho ocurrido en la zona de bares de calle Arístides, en Ciudad.

Los pesquisas sureños, liderados por el fiscal de Instrucción Javier Giaroli, constataron mediante el análisis de los celulares secuestrados a las mujeres, que habían sido autoras de un robo de carteras registrado la noche del viernes 28 de junio por las cámaras del bar Beerlin y que fue publicado por El Sol.

Los peritos de la policía especializados en informática dieron con una serie de mensajes de WhatsApp que las sospechosas habían intercambiado, en los que hablaban sobre la noticia que salió en este diario. En los mismos se referían a que estaban comprometidas porque se observaban claramente sus rostros.

En el video se observa que la cervecería, en calle Arístides Villanueva 129, estaba a tope la noche del hecho, situación que facilitó el trabajo de las acusadas. Las mujeres están junto a un hombre de gorra, como esperando a que se libere un lugar para sentarse.

Mientras conversan entre ellas, aprovechan la distracción de una cliente para acercarse a la silla, donde tenía colgada la cartera. Con sigilo, una de las sospechosas dio un paso hacia un costado, extendió la mano y tomó el bolso, para luego salir como si nada del lugar.

Minutos después, la víctima, una estudiante de 19 años, se dio cuenta de que le faltaba la cartera y acudió al personal responsable de Beerlin, que dio aviso al 911.

La joven tenía en el bolso una billetera con seis mil pesos en efectivo, un abono de colectivo, una tarjeta de débito, su licencia de conducir, las llaves de su auto, aparatos de ortodoncia, una cartuchera y unas gafas, detallaron fuentes del caso.

Durante algunos meses, la causa por hurto se mantuvo sin novedades porque los pesquisas no lograban identificar a las sospechosas. No obstante, cuando los detectives sanrafaelinos dieron con los mensajes de las mujeres, enviaron días atrás un informe a la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos.

Por tratarse de un hurto, el expediente fue remitido al fiscal Correccional Tomás Guevara, quien está reuniendo las pruebas para analizar una posible imputación contra las mujeres, queestán presas cumpliendo una pena por el hecho ocurrido en el sur.

Condena en San Rafael

Las sospechosas habían viajado a mediados de julio hacia el departamento sureño para visitar a una amiga compatriota que está alojada en el Complejo Penitenciario de San Rafael. Pero, aparentemente, las mujeres no dejaron pasar la oportunidad para llevar adelante sus actividades delictivas.

Durante un recorrido que hicieron por el centro de esa ciudad le sustrajeron la cartera que una mujer había dejado en el cochecito de su bebé, en la tienda Galver, en avenida Bartolomé Mitre.

Seguidamente, actuaron con celeridad: se dirigieron a un local de celulares de calle San Martín y utilizaron la tarjeta de crédito de la víctima para comprar un celular de 11 mil pesos.

En paralelo, la dueña de la cartera notó que le habían robado cuando el banco de la tarjeta de crédito le envió un mensaje de texto a su celular acerca de una compra concretada, según publicó Diario San Rafael.

Fue allí cuando la víctima llamó al 911 y fue auxiliada por personal uniformado de la zona. Rápidamente, los efectivos se dirigieron al local en el cual habían hecho la compra y un empleado les entregó un video en el que aparecían las sospechosas.

El trabajador también les aportó que las acusadas le comentaron que estaban apuradas porque debían ir a la Terminal a tomar un micro hacia la ciudad de Mendoza.

Con esa información se solicitó la colaboración de efectivos de la Unidad Investigativa Departamental Guaymallén (UID), quienes aguardaron la llegada de las mujeres en la ETOM. Tras dejarlas caminar una cuadra, las interceptaron y aprehendieron en la vía pública.

Al día siguiente, ambas fueron llevadas nuevamente hacia San Rafael, donde les secuestraron los teléfonos que posteriormente fueron analizados. Luego, el fiscal Giaroli las imputó por hurto simple en concurso real con estafa agravada por el uso de tarjeta de crédito.

Poco menos de un mes después, las ciudadanas peruanas terminaron condenadas en un juicio abreviado inicial, en el que reconocieron la autoría el delito que se les acusaba y se les impuso una pena de siete meses de prisión en efectiva.

Esto último porque se les declaró la reincidencia, ya que contaban con antecedentes judiciales previos. Ahora volvieron a quedar complicadas después de que se descubrió que también habían perpetrado el hecho ocurrido en la Arístides.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.