access_time 14:35
|
13 de agosto de 2019
|

Las razones del fracaso de las encuestas, según los especialistas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1565717652780Elecciones%203.jpg

Consultores y analistas enumeraron las razones que provocaron que ningún sondeo pronosticara el contundente triunfo de Alberto Fernández. También destacaron la elección que hizo Alfredo Cornejo, pese a la presencia de Mauricio Macri en la boleta.

Los encuestadores fueron uno de los grandes "perdedores" de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del pasado domingo. Ningún sondeo logró acercarse al sorpresivo resultado, que marcó un contundente triunfo del Frente de Todos (Alberto Fernández - Cristina Kirchner) sobre Juntos por el Cambio (Mauricio Macri - Miguel Ángel Pichetto) por unos 15 puntos.

Por qué ningún consultor logró pronosticar la catastrófica caída del oficialismo es una de las grandes incógnitas que dejaron unos comicios que prácticamente definieron las elecciones presidenciales, más allá de que aún falten las generales de octubre y un -hoy más que improbable- balotaje en noviembre.

“No todo lo que se investiga se difunde, a veces por por prudencia. Publicar las encuestas no mueve ni conmueve la intención de voto en la sociedad”, dijo el consultor Gustavo Córdoba.

Mientras que el licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública, Julio Aguirre, aseguró que el fracaso de los encuestadores tuvo tres causas: "El aumento de la volatilidad electoral, la parte técnica de las encuestas y el voto vergonzante, que fue una expresión que se dio durante el menemismo”.

A su turno la encuestadora Martha Reale indicó que "el porcentaje de indecisos se volcó casi en su totalidad a Fernández". Además comentó que "hubo una cuota de voto vergonzante y también algunos que a último momento decidieron a quién votar".

El análisis del resultado

Los especialistas también reflexionaron acerca de los números que arrojó la “gran encuesta” nacional que dejó mal parado a  Macri. En este sentido, Córdoba atribuyó el magro resultado de Juntos por el Cambio a la “hiperpolarización” que propuso el oficialismo.

Según indicó el consultor, se trasladó el clima de “ansiedad” por lo que obligaron a los electores a pensar que era una primera vuelta y no una elección primaria.

“La elección se transformó en un referéndum de Macri y apareció el voto castigo por la mala praxis económica. En Buenos Aires hubo un voto repudio”, explicó Cordóba. A diferencia del mandatario, según explicó el consultor, a Fernández le resultó hablar de economía en la campaña y su moderación apuntada al voto de la clase media y de las Pymes.

En cuanto a Mendoza, una de las pocas provincias donde el presidente tuvo un mejor desempeño, el analista indicó que los resultados eran “previsibles”.

“En la boleta lo que marca la tendencia es la presidencial, en este caso el candidato a diputado nacional (Alfredo Cornejo) hizo una buena elección”, sostuvo. Sin embargo el encuestador considera que el desdoblamiento de elecciones puede ser perjudicial para el oficialismo provincial, ya que con una elección nacional en el medio van cambiando los contextos.

“En este contexto la candidatura de Anabel Fernández Sagasti puede ser un vehículo para facilitar el voto, el cambio de contexto la favorece”, concluyó.

Aguirre brindó también su panorama y aseguró que la gran diferencia que sacó Fernández fue por un “voto económico puro y duro”. En este sentido consideró que no sirvió la polarización como diseño de campaña para “salvar la imagen de Macri”.

“Eso terminó nacionalizando las elecciones provinciales y mató a (María Eugenia) Vidal”, sostuvo Aguirre.

En cuanto al escenario electoral de Mendoza, remarcó que Cornejo “logró despegarse de la nación” aunque no le alcanzó porque era un “escenario difícil de exceder”.

“No hicieron una mala elección y hay un esquema de posible recuperación del voto porque en las próximas elecciones aumenta la concurrencia, los votos de las terceras fuerzas pueden ir a Cambia Mendoza y hubo mucho voto en blanco que se puede captar”, añadió Aguirre.

En tanto, Reale atribuyó el contundente triunfo de Fernández-Fernández al “peronismo unificado”, especialmente en la provincia de Buenos Aires.

“El triunfo se explica por esa unificación desde lo político y por una franja de la clase media, un 10% que están enojados por la situación económica, entonces aplicaron el voto castigo por el desencanto. De todos modos es un electorado volátil, ninguno puede estar seguro de apropiarse de los votos”, explicó la especialista.

En torno a los números provinciales, Reale consideró que el resultado fue el previsible aunque admitió que se esperaba más corte a favor de Cornejo.

“La estrategia de provincializar ha servido, si la elección fuera nacionalizada es un hecho que ganaba Anabel Fernández Sagasti”, indicó. De todos modos la consultora reconoció que se viene un “escenario complejo” para los próximos comicios.

Por último, el politólogo Augusto Reina también brindó una mirada sobre los resultados. “Me parece que el resultado de la elección representa una crisis de confianza al modelo económico. Es la respuesta al contexto económico, un claro rechazo. Había una expectativa creada en torno a un ´fin de semana de calor´ de la economía anclada en la estabilidad del dólar y no en un crecimiento de consumo o llegada de inversiones”, sostuvo.

El especialista, que este jueves disertará en la Universidad Nacional de Cuyo sobre el impacto de las campañas electorales, manifestó además que de cara a octubre el gobierno nacional intentará “acortar la diferencia más que dar vuelta la elección”, aunque todavía se está “recalibrando” la estrategia.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.