Fuerte lluvia y granizo en varias zonas del Gran Mendoza
access_time 10:13
|
5 de noviembre de 2009
|
|
HOMICIDIOS AGRAVADOS POR EL VÍNCULO

Las dos causas de bebés muertos a golpes y con sus papás seriamente comprometidos

Los casos de Andrea Ábalos y Carolina Videla tienen muchas coincidencias. Las críticas a la Justicia de Familia llueven y una jueza ya está en la mira del Jury.

    Dos casos similares ocurrieron este año en el Gran Mendoza. Ambos fueron judicializados y tienen a padres como principales protagonistas de las terribles historias. Una de ellas está pronta a ser elevada a juicio y la otra recién comienza a ser instruida. En las fojas de los dos expedientes se repite lo mismo: quienes les dieron la vida a sus hijos son los principales sospechosos de quitárselas por severos maltratos. Gabriela Porconi es la madre de Andrea del Carmen Ábalos. Está acusada desde mediados de mayo, junto a su pareja, Roberto Carlos Ábalos, de asesinar a golpes a su niña de dos años, y la causa está próxima a ser elevada a juicio por el delito de homicidio agravado por el vínculo.
    En el último de los hechos, Sergio Videla y Romina Zalazar están actualmente imputados por abandono de persona seguido de muerte agravado por el vínculo, pero la fiscal especial de la causa, Claudia Ríos, podría cambiar esa calificación a homicidio agravado. La hija de los acusados, Carolina Ayelén Videla, falleció el 14 de octubre y la necropsia confirmó que tenía severos golpes en el cráneo y en el tronco (ver aparte).
    Desde que los progenitores de Andrea fueron apresados, siempre prefirieron callar ante el fiscal de Instrucción de la causa, Gonzalo Nazar, pero la semana pasada la mujer desistió de la decisión que había tomado y terminó insertando en el expediente su declaración. Negó rotundamente haber maltrala pequeña y sostuvo que “jamás le levantó la mano”. Su marido, por recomendación de su abogado, Dante Vega, todavía no ha manifestado su deceso de hablar y se espera que no lo haga hasta el juicio oral y público. Los dos se encuentran detenidos en el penal de Boulogne Sur Mer y a la espera de que Nazar terminé la investigación penal preparatoria para que una Cámara en lo Criminal fije una fecha de debate.
     En tanto, todos los hijos que tienen Ábalos y Porconi se encuentran a disposición de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf) y, de acuerdo a la información aportada por fuentes de la causa, reclaman la visita de su madre “constantemente”. “Esto demuestra claramente que la mujer no maltrataba a sus hijos, porque, de haber sido así, no estarían pidiendo todos los días verla”, explicó ayer Vega en charla con El Sol. Por otra parte, la semana pasada volvió a declarar como testigo en el expediente la jefa del Programa de Maltrato Infantil, Marta Stagni, quien ratificó lo que había dicho en su primer relato respecto de que ellos pusieron en conocimiento a la Justicia de Familia, precisamente a la jueza Elsa Galera, sobre los posibles maltratos que sufría la niña en el seno familiar.
LAS PRUEBAS. Los progenitores de la niña están comprometidos en el expediente liderado por el fiscal debido a que varios testigos, entre ellos el titular del Grupo de Alto Riesgo (GAR) del Hospital Notti, Américo Benegas, y también Stagni, confirmaron que desde el 2007 estaban al tanto de los maltratos que sufría la pequeña y que pusieron en conocimiento de esta situación a Galera. Fue la magistrada quien restituyó a la menor a sus padres, luego de haber sido internada en diciembre del 2007 y en mayo del 2008. Por este motivo, el tribunal del Jury de Enjuiciamiento se reunió el martes, luego de que la Comisión de Derechos y Garantías de Diputados realizara la denuncia formal para destituir a la titular del Quinto Juzgado de Familia. Benegas fue citado por Nazar y ratificó que la pequeña ingresó al Notti en diciembre del 2007 con signos de maltrato, coincidiendo con Stagni, quien agregó que tenía conocimiento de que los golpes podrían haber sido ocasionados por sus padres.
     La madre de la menor contaba con un antecedente importante: en diciembre del 2007, la entonces fiscal de Las Heras-Lavalle, Paula Quiroga, la imputó por el delito de lesiones graves y ordenó su captura, la que nunca se cumplió debido a que se había cambiado de domicilio. Fuentes judiciales explicaron que, luego de la muerte de la nena, los investigadores y también los médicos pensaron que había muerto por las lesiones ocasionadas por “una caída”. Sin embargo, los forenses constataron luego que el fallecimiento fue a causa de un golpe en la cabeza por el que se le originó un coágulo que le llegó hasta los pulmones, situación que le produjo la muerte días después en el centro de atención infantil. También trascendió que no solamente existían signos de maltrato en la pequeña, sino también de desnutrición, al igual que en el resto de sus hermanitos.
    La nena falleció el 1 de mayo y luego se comprobó que tenía una severa lesión en la cabeza, la cual le produjo su deceso. Por eso recayó sobre la pareja la imputación de homicidio agravado por el vínculo, a pesar de que ellos siempre sostuvieron que la pequeña en una oportunidad se cayó del coche y en otra lo hizo desde un horno de barro que había en la casa que habitaban en Las Heras. Este caso es casi igual al de la pequeña Carolina. El martes trascendió que sufrió severos golpes en la cabeza, y sus padres son los acusados.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.