access_time 09:49
|
24 de enero de 2019
|
|

Las culpas son siempre ajenas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1548243065233Captura%20de%20pantalla%202019-01-23%20a%20las%208.30.44.jpg

La estrategia es recurrente y hace años que se aplica. Tuvo asidero en algún momento, pero hoy no es más que una chicana para no querer ver la realidad. Tiene relación con la costumbre de buscar culpas ajenas a los problemas propios. Ocurre, por ejemplo, ahora, en Venezuela y ha sido una constante en la historia argentina. El discurso de los pobres países sometidos por las potencias imperialistas es la salida fácil para desconocer falencias propias. Es la búsqueda constante de conspiraciones fantasmas sobre poderes omnipotentes encaprichados con la capitulación nacional.

Resulta fácil hacerlo. Es un mecanismo de defensa para evitar hablar de una dirigencia política mediocre y corrupta; dispuesta a cualquier tipo de concesiones para lograr beneficios personales y que usa la política como plataforma de despegue económico y acumulación de riqueza. Y es, justamente, en ese momento, cuando juegan la segunda carta: alegan el porqué de la corrupción y de las posturas autoritarias. Justifican esas conductas en pos de un modelo ficticio del cual se benefician unos pocos.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.