access_time 07:09
|
30 de octubre de 2020
|
|
Salud

Las claves del proyecto que promueve la alimentación saludable

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1604052761953Etiquetado%20de%20alimentos.jpg

Especialistas locales advierten que ayudará a mejorar la manera de alimentarse. El Senado ya dio media sanción a la iniciativa y se aguarda la aprobación de Diputados.

El proyecto de ley sobre el etiquetado frontal en los productos, que ya recibió media sanción en el Senado, establece que los alimentos o bebidas tendrán que tener en la cara principal del envase un sello de advertencia de forma octogonal, que informe al consumidor sobre el alto contenido de sodio, azúcares o grasas.

La medida es muy esperada en el ámbito nutricional local que, de antemano, celebró el hecho de que se esté tratando en el Congreso.

“El Estado tiene el derecho de informar a la sociedad el detalle de lo que consume, luego es cada persona la que determina el nivel saludable que elige para su vida, pero la información tiene que estar y eso es lo que hoy se celebra. Es un hecho significativo para los argentinos”, expresó Yanina Mazzaresi, nutricionista infantil y directora de Promoción y Prevención de Salud de Mendoza.

En caso de aprobarse, el país se sumará a otros de la región que ya aplican la medida. El pionero fue Chile, en el 2016, a él se plegaron Perú, Ecuador, Uruguay, México y Brasil que, a diferencia de todos, utiliza una lupa para mostrar la cantidad y componentes de cada alimento.

La importancia del etiquetado

De acuerdo con los últimos datos relevados por la OPS/OMS, a fines del 2019 Argentina arrojaba números alarmantes en cuanto a obesidad poblacional y Mendoza no quedó ajena a esas cifras.

“La situación es alarmante y compleja. El 67% de la población adulta del país está con sobrepeso y obesidad, el 41,1% de los niños de entre 5 y 17 años tiene exceso de peso. En tanto, el 13,6% de los menores de 5 años padece la problemática”, contó Alejandra Mellado, titular del Programa Provincial de Obesidad.

Mellado manifestó que este tipo de leyes son necesarias porque está comprobado que los tratamientos tienen baja eficacia. “La obesidad no depende de la voluntad de las personas, entran en juego varios factores”, aseguró.

En tanto, Mazzaresi, advirtió que “si bien es necesaria la aprobación de la ley, el problema de la obesidad no se resolverá, quien crea esto desconoce la realidad de la enfermedad. La ley de etiquetado frontal es una parte de la solución, no todo”.

Qué implica contar con una ley de etiquetados

La ley de etiquetados frontal lo que hace es brindar información al consumidor acerca de los nutrientes que está consumiendo.

Hoy muchos productos cuentan con los datos, pero son de difícil lectura y comprensión, de hecho, el tercio de la población admite leerlos y sólo la mitad de ellos los entiende.

“El etiquetado frontal lo que hará es permitirle a la población contar con información real y clara acerca de lo que está consumiendo. El Estado está obligado a informar (por eso el tratamiento de la ley y su posterior sanción) y la gente tendrá la decisión de consumir o no el producto en base a los datos que le ofrece”, expresó Mellado.

A diferencia de lo que ocurrió con la campaña que se realizó en contra del consumo de tabaco, que incluía imágenes impactantes en sus envoltorios, en la oportunidad, los especialistas advierten que "no hay que generar miedo a la hora de concientizar sobre la alimentación".

“La obesidad es una enfermedad crónica, un trastorno multicausal y de nada sirve impactar al consumidor con un producto que le genere miedo. Acá lo que hay que hacer es generar toma de conciencia con información real. Esa es la mejor opción”, manifestó Beatriz Sabath, psicóloga, especialista en trastornos de alimentación.

Beneficios de los productos etiquedados

A la hora de hablar de los beneficios que el etiquetado generará en la sociedad, las especialistas aseguraron que son muchos y, entre ellos, enumeraron:

  1. Lograr una regulación de la publicidad, sobre todo, la destinada a los niños
  2. Avanzar en entornos escolares saludables (asegura un mayor control en las meriendas que se venden en los establecimientos  educativos),
  3. Al principio puede generar asombro y luego un posterior acostumbramiento al etiquetado, pero con el tiempo está comprobado que el mensaje impacta notoriamente en el consumo que se ve reducido
  4. Ayuda al consumidor a la hora de comprar porque tiene información real  de lo que va a comer con posterioridad. Hoy hay productos light que son más engordantes que los convencionales, la gente no lo sabe por falta de conocimientos.

 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.