access_time 19:19
|
24 de septiembre de 2009
|
|
LA VÍCTIMA TENÍA 15 AÑOS

La venta de drogas, una de las pistas por el crimen de la chica en Luzuriaga

Se trata de Daiana Ayelén Sábato, quien había sido vista por última vez el sábado por la noche y apareció muerta en un predio de Luzuriaga. No tenía padre y vivía con su abuelo

    La pesquisa continúa y, de a poco, los investigadores van sumando pistas para esclarecer qué fue lo que realmente ocurrió con la chica que fue hallada sin vida el martes al mediodía en el descampado de la Variante de Gutiérrez, en Maipú. Mientras ayer, los forenses confirmaron que fue asesinada, los pesquisas judiciales sumaron decenas de testimoniales de las personas de su entorno. Varios relatos coincidieron en que Daiana Ayelén Sábato (15) frecuentaba un grupo de personas que tenía contactos directos con la venta de droga. Ante esto, una de las hipótesis más firmes que mantienen desde la Justicia y la Policía es que el móvil del homicidio haya estado relacionado con estupefacientes y que el autor del crimen era conocido de la chica.

    Recién cerca de las 2 del martes, algunos familiares de la adolescente se presentaron en el Cuerpo Médico Forense y reconocieron el cadáver. Se trataba finalmente de una chica de 15 años, quien habría sido vista por última vez la noche del sábado, cuando, supuestamente, iba a la casa de su madre, muy cerca de donde fue hallada con el rostro ensangrentado, vestida y sin vida. A partir de ayer a la madrugada, los sabuesos comenzaron a recolectar testimonios y a investigar la vida de la joven, que en el último tiempo habría adquirido una “llamativa libertad”, según afirmaron sus conocidos.

    Según trascendió, algunas personas allegadas a la víctima se comunicaron con los pesquisas con la intención de declarar, ya que “sabían algo”. En ese sentido, una de las declaraciones más importantes fue la de la tía de la chica, Liliana Sotomayor, quien tenía contacto frecuente y estaba al tanto de algunas situaciones personales de la adolescente. Esta mujer se presentó ayer por la mañana y durante varias horas dialogó con la fiscal especial Claudia Ríos, quien lleva adelante la instrucción del caso.

SU DESAPARICIÓN. De acuerdo con el relato de algunos familiares de la joven, que no quisieron dar a conocer sus identidades, Sábato vivía desde pequeña en la vivienda de 25 de Mayo 103 de Coquimbito, Maipú. Residía junto a su abuelo, Jorge Sotomayor (82) y su tía. El sábado, cerca de las 20, se despidió de su familia y aseguró que iba a la casa de su madre, Vanesa Sábato (32), quien vive en una barrio muy cerca de donde fue hallada sin vida. Ese fue el último momento en el que la chica fue vista. A la casa de su madre nunca llegó.

    “Quería ir a buscar plata. Salió bien vestida, maquillada, como si fuera a salir con amigos”, explicó una fuente allegada a Daiana. Ante esto, se analizó la hipótesis de que haya sido atacada cuando iba a la casa de su madre, ya que fue encontrada cerca de allí. Sus familiares dieron con la desagradable noticia recién en la madrugada de ayer, varias horas después del horrendo hallazgo en el descampado de Luzuriaga por parte de un niño que vive en las inmediaciones. La noticia cayó como un balde de agua helada para los familiares, quienes ayer aún no podían entender qué había ocurrido.

    “No sabemos nada. Hay algo muy raro en todo esto. Ella últimamente había adquirido más libertad por lo que estaba dos días en su casa y quizá pasaban otras jornadas sin ser vista”, explicó un familiar. “Para mí, el que la ha matado es algún conocido de ella. Se estaba juntando con muchas personas peligrosas”, continuó la fuente. La hipótesis de que el crimen tendría vinculación con la droga no es desconocida para los familiares.

     “Nosotros no sabemos nada, pero puede ser, porque se estaba juntando con gente que, quizás, andaba en algo raro”, amplió otro familiar. Por su parte, allegados aseguraron que Daiana Ayelén era muy reservada con sus cosas personales por lo que no se sabía si estaba de novia. Asimismo, relataron que, a pesar de todo lo que ha pasado, lo único que piensan es en “que se haga justicia y que se sepa la verdad de todo lo que pasó”.

    Así continúa la pesquisa a un poco más de un día del hallazgo. Pocos son los datos que trascienden, ya que se ha decretado un estricto secreto de sumario. Ante esto, se aguarda que los investigadores puedan esclarecer el hecho en las próximas horas. Para ello cuentan con una prueba que podría ser clave en un futuro: en la mano, la víctima tenía cabellos. Esta prueba fue guardada y servirá para cotejar si se detiene a algún sospechoso. Asimismo, la causa de la muerte se sabrá en “unos cinco días”, cuando se complete una serie de análisis.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.